Gravedad Negativa, idea para juegos de Ciencia Ficción

Una idea para juegos de ciencia ficción que quizás queráis explorar.

En teoría, los agujeros negros (una teoría bastante aceptada) distorsionen el tiempo y hacen que a medida que te acerques a ellos pase más lentamente en su interior para quienes se han acercado que para quienes están fuera de su radio de acción.

En teoría también, y ésta es menos aceptada, los agujeros negros comunican con otras partes del Cosmos conectándose con agujeros blancos.

También se supone que hay una energía oscura que está acelerando la expansión de universo.

¿Y si se combinan las tres teorías para crear en ciertas zonas de universo agujeros blancos que emiten energía oscura con gravedad negativa que hacen que el tiempo pase mucho más rápido en su interior?

Al contrario de lo que pasa en la película Interestellar, un grupo de aventureros que tuviese una misión cerca de uno de esos agujeros blancos se vería afectado de formas extrañas por la presencia del agujero y la energía oscura.

Por ejemplo, podrían entrar a la zona y pasar en su interior diez años, pero al regresar al mundo “normal” habrían pasado sólo horas.

Estoy pensando en un mundo al borde de la destrucción, tipo Starfinder, donde una amenaza de nivel épico está a punto de conquistar todos los imperios y reinos, ha matado a yodos los héroes y destruido todas las flotas opositoras.

Un grupo de jóvenes aventureros parte hacia el sistema del Agujero Blanco, donde vivirán docenas de aventuras hasta alcanzar niveles épicos, construir su propia flota y reunir fuerzas suficientes para darle la vuelta a la situación.

Dadle una vuelta por si os sirve para vuestras partidas.

Netflix tendrá una serie dedicada a Magic The Gathering producida por los hermanos Russo

Sí, el más famoso juego de cartas coleccionables (y el más famoso juego de mesa si me lo permiten Catan, Vampiro y D&D) tendrá su propia serie en Netflix.

Los productores no serán otros que los hermanos Russo, fans del juego, que también fueron responsables de las dos últimas películas de los Vengadores y de las mejores pelis de Capitán América.

Estoy deseando ver qué hacen los Russo con el mundo de Magic (aunque todavía no haya fecha de estreno) y me pregunto si no será el principio de una relación a más largo plazo que incluya D&D, que también es propiedad de Wizards of the Coast, los dueños de Magic.

Quién sabe si mis sueños no se harán realidad y veremos pronto un conjunto de series y películas basadas en los mundo de D&D (Ravenloft, Dark Sun, Dragonlance, Reinos Olvidados, Eberron y tantos otros). A Netflix no le vendría mal para sustituir las licencias de Disney, Marvel y Star Wars que ha perdido y va a perder con el lanzamiento de Disney +.

De momento nos conformaremos con ver qué hacen los Russo con los Planerswalkers.

SubProfundia

Midian, Estigia, Metrópolis, Carcosa, Shambala, Agartha, Elelín, Atlántida, Lemuria, R’lyeh, las míticas ciudades oscuras de la Muerte, el Olvido, la Peste, la Oscuridad, el Cambio Errante, la Locura, el Mal…leyendas que han acompañado al Hombre antes de convertirse en Hombre.

Grabados a fuego y ceniza en las cavernas de antes del tiempo, sus nombres han sido susurrados a lo largo de los tiempos por los dueños de la tierra, los hombres, y lo que había antes de los hombres. Ahora, son meras pesadillas, incorporadas al acervo popular como historias de miedo, leyendas oscuras y mitos olvidados.

Vivimos en nuestras propias ciudades, ciudades de luz, brillantes día y noche, llenas de ruido, gente, creaciones y luminosidad brillante. Si mirases la luz con mis ojos, los ojos que nacen cuando uno entra en SubProfundia, que sólo pueden conseguirse cuando abandonas la luz y te sumerges en la Oscuridad, la Locura y la Muerte, no verías ni luz, ni sonidos, ni creación, sino decadencia, gemidos y podredumbre.

No le deseo ese viaje a nadie, pero si estuvieses dispuesto a abandonar la luz y a conocer la verdad, verías lo pequeño que es ese mundo de fantasía que los hombres nos hemos montado.

Verás, en cada ciudad, en cada pueblo, el ser humano a excavado, escarbado más bien, huyendo de la luz. Sótanos, túneles, garajes, vías subterráneas, alcantarillas, bunkeres, hasta las primeras cuevas…¿por qué crees que es?

Sienten que sus vidas sólo son una ilusión, un que su paso por el mundo es como sus huellas, poco profundas y tan livianas como sus vidas, algo que un simple viento puede borrar. Lo intentan, lo intentan, sin saberlo, lo intentan, pero apenas logran escarbar lo suficientemente profundo como para soñar la verdad, porque en su interior saben que esa verdad destruiría su mundo, y a ellos.

Si quieres conocer la verdad debes ir más allá de esas meras construcciones humanas, o mejor dicho, más abajo de las construcciones de los hombres.

Debajo de cada ciudad y pueblo existe algo, llámalo ciudad subterránea, llámalo concepto de la oscuridad, llámalo el otro mundo, o el mundo de antes del mundo, quienes sabemos lo que es y en qué consiste, lo llamamos, SubProfundia, La Puerta y la Llave.

Antes del hombre, antes de las criaturas que vivían en el hielo, antes de los reptiles terribles, y antes de lo que había antes de los lagartos terribles SubProfundia ya estaba ahí.

Debajo del mundo, de cada ciudad, de cada pueblo, de cada villa, se extiende una red de oscuros pasadizos, sótanos y túneles. Algunos son construcciones humanas, otros, de otras criaturas. La mayoría incomunicados con la luz, pero algunos, alguno sí tienen conexiones con la superficie, a través de trampillas en sótanos olvidados, de oquedades semiderruídas en túneles de metro en desuso, pasadizos en cavernas debajo de otras cavernas inundadas, o de tumbas bajo losas de mármol verduzco. Ellos dejaron esas conexiones para que les encontrásemos si queríamos, o para atraparnos si nos necesitaban.

SubProfundia son ciudades, inmensas, terribles, oscuras, babeantes, donde habitan criaturas de antes del tiempo, y las criaturas que nacen tras la muerte, y cosas que nuestra lengua no puede describir.

SubProfundia son los pasadizos que unen esas ciudades entre sí, y con nosotros, y con lo que espera más abajo, donde moran los Señores.

Debes entender que no estoy hablando de una raza, de una sola ciudad o de una sola facción, estoy hablando de cientos de ellas. Cada ciudad de leyenda tiene el origen de sus mitos en una ciudad de SubProfundia. Cada terror que haya arrebatado el sueño a niños y adultos procede de allí. Cada traza de oscuridad y maravilla procede de ellas. Y debes entender su tamaño. Nosotros vivimos en ciudades que se elevan sólo unos metros sobre el suelo, pero en SubProfundia no hay límites de escala, pueden elevarse varios kilómetros y sumergirse otros tantos en la Oscuridad, como Estigia, pueden ocupar un océano oscuro y sin luz más grande que el más grande de los nuestros, con amos profundos que adoran devoradores de dioses en la ciudad de R´lyeh, o pueden existir, como Carcosa, en ningún lugar y en todos. Pueden moverse por las placas como Elelín o conectar con cada necrópolis, como Midiam, o yacer bajo el océano como Lemuria y Atlantis, allí donde se originan los temblores y donde mueren las pesadillas.

La incomensaurable grandeza de SubProfundia no está en su tamaño, ni en la variedad de horrores que alberga, sino en su esencia, pues es sólo la puerta a algo mucho más terrible y oscuro, y toda esa Oscuridad y Locura no son sino el acceso a algo que no me atrevo ni a imaginar.

No sé que es eso que se supone que SubProfundia guarda con sus rituales, pactos y sacrificios, sus guerras y su equilibrio, pero sé que nos sacrificarían a todos nosotros si eso sirviese a sus planes. Mejor no saberlo.

SubProfundia es un lugar complejo, eternamente vivo y muerto a la vez, donde la razón no tiene más cabida que la locura. Allí, entre sus rezumantes paredes húmedas, sus grises mausoleos, sus muros de almas, sus calles vivientes y retorcidas, un sistema fractal de devociones retorcidas, de lealtades contrarias, de crímenes y salvación, de purificación oscura y condenación radiante. Enormes cónclaves llamados Vasallazgos aúnan criaturas, organizaciones e individuos con lealtades paralelas a lo largo, ancho y alto de SubProfundia.

Esos Vasallazgos son dirigidos con consejos, gremios, individuos, dioses o muertos, o todo a la vez, y recorren la Oscuridad siguiendo los designios secretos de sus órdenes, en ocasiones colaborando entre sí, en otras, enfrentados. Algunos desean desencadenar el fin de todo, otros, elevarnos, unos cuantos despertar a cosas que llevan dormidas no el tiempo suficiente.

Esa eterna lucha y competencia, que lleva desarrollándose desde antes de que la vida naciese en la Tierra, seguirá por toda la eternidad a menos que alguno de los Vasallazgos logre su objetivo. Por ello están tan empeñados en conseguirlo. Todo para el ganador, que diríamos los hombres.

Nosotros, los monos sin pelo, no somos sino meros aspirantes a peones, ni siquiera aparecemos en el tablero, pero en ocasiones pueden darnos uso, por eso me llevaron a mí a SubProfundia. No es que me secuestrasen ni nada parecido, ellos tienen formas de conseguir que hagas su voluntad. Un sueño recurrente, una inspiración oscura, un brote obsesivo de locura que te lleva a querer saber más sobre la oscuridad bajo el mundo…y ya eres suyo.

Cuando entras ahí, y descubres lo que acecha bajo la superficie de la tierra, y de los mares, ya nunca podrás escapar. Eres parte de sus planes para siempre.

Así que te toca decidir, o sigues con tu maravillosa vida bajo el Sol y las estrellas, comiendo, respirando e ignorando, o vienes conmigo a descubrir las terribles maravillas de SubProfundia, donde nadarás al lado de profundos, despertarás a espectros que llevan durmiendo desde antes de que tus antepasados bajasen de los árboles, tu mente será violada por criaturas que te harán sentir tus mayores pasiones y te extraerán tus terrores más profundamente enterrados, verás dioses muertos y criaturas que aún no han nacido.

Sí, te mentía cuando te dije que deberías elegir. Realmente cuando conoces la verdad ya nunca tienes elección.

 

5843ed992ad9885f47616978d5wfrfrrrt6ae005.jpg

 

Trailer en castellano de Cristal Oscuro: La era de la resistencia

Os dejo el estupendo trailer de la serie de Netflix basada en la obra: Cristal Oscuro

Desde luego, es impresionante, recordad que estamos ante una de las obras maestras de la fantasía de los 80, obra de genial Jim Hemson (sí, el de los Fraggles), así que esta nueva serie de animación puede ser todo un pelotazo.

Ayudas para mis juegos

Recupero un par de escenarios que hice para uno de los primeros Free RPG Days.

Estas dos ayudas salieron en la Web de Trasgotauro, a ver si algún día recupero también cosas de Fanzine Rolero, de TFT, etc.

Barrera-Thor escenario para Guerras Eternas

El estanque secreto de Avurasir, ayuda para Black Hammer

Son cortitas, pero cuando miro atrás y veo todas las cosas que he hecho de este estilo para los mis juegos, los que he co-escrito, y los que sólo son un borrador (Ichar (Publicado), Guerras Eternas / Imperio (Publicado) , Black Hammer (Publicado), Covenant, Etheria, La Fortaleza del Viento Sollozante, El Árbol del Fin del Mundo…), se me ponen los pelos de punta de la cantidad de material que anda rulando por ahí.

A ver si algún día me dedico a recopilarlo y a darle forma.

libros-de-los-agenjo-8w67e41r67t44581432yumiyu.jpg

 

Rol de importación

Cada vez que veo un juego que me interesaría comprar editado por alguna empresa fuera de España me surge la misma duda: ¿será editado en Castellano pronto?

Antes, no había duda posible, era mejor pillarlo en inglés porque lo que se editaba en nuestro país era una nimiedad comparado con lo que se producía fuera (el abandono de Nosolorol de las traducciones de hace algunos años me hizo pensar lo peor, menos mal que la cosa ha cambiado enormemente).

Ahora tenemos tantos juegos patrios que nos frotamos las manos, pero también una cantidad de licencias traducidas como nunca hemos tenido.

Si un juego es medianamente bueno, y a menos que sea algo muy complejo de publicar, caso de Eoris Essence, Invisible Sun o Blue Beard´s Bridge, sabemos que lo veremos.

 

Porque ya no sólo traducen las grandes de hace unos años (Edge y Devir), también se han unido a ellas como colosos Nosolorol y Holocubierta, y hay docenas de editoriales pequeñas que traducen juegos de todo tipo, a cuál más molón y más raro.

Y esas traducciones ya no son sólo de juegos norteamericanos…suecos, alemanes, japoneses, etc. están en el punto de mira de nuestros editores patrios.

Así que muchas veces la duda no es si un juego será editado o no, sino cuándo se editará, y eso complica mucho las cosas a la hora de comprar material de importación.

Quizás lo mejor sería no comprar nada de fuera y centrarse en las compras nacionales, fortaleciendo nuestras editoriales para que puedan traer más licencias todavía (y salir fuera a exportar nuestros juegos) pero tampoco garantiza que esos juegos vayan a ser publicados finalmente, y quizás podamos vernos sin ellos.

Un dilema complejo este de ser friki en los tiempos que corren.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La impresión bajo demanda y la inteligencia artificial

Soy un nostálgico. No, no es porque me haga viejo, siempre lo he sido.

Para mí, series como Cuentos del Mono de Oro, ¡Traedlos Vivos!, El Gran Héroe Americano, Dragones y Mazmorras, Doctor en Alaska, o programas como La Nave tierra, El Planeta Imaginario o La Bola de Cristal tienen una trascendencia incluso mayor que Juego de Tronos, Stranger Things o la que sea que haya ahora de moda…mucho mayor.

Hasta ahora lo único que un nostálgico podía hacer era pasarse por tiendas de viejo, de antigüedades o por el Rastro de Madrid…y rebuscar con esperanza en su corazón y dinero en sus bolsillos para gastar.

Con la llegada de las tiendas de segunda mano y de las apps de compra-venta, el espectro se ha ampliado muchísimo, pero sigue siendo complicado satisfacer las necesidades de todos nosotros. todos queremos ese primer número de Secret Wars que le dejamos a un amigo que nunca volvimos a ver, o la primera aparición de Omega supremo, o esa colección de revistas que nos hizo amar la Naturaleza de niños.

Y por desgracia, no hay para todos.

Tendremos que seguir conformándonos con de vez en cuando encontrar esa ganga que entre dentro de nuestras posibilidades económicas, y que leeremos y atesoraremos como si de la mismísima Corona Serpiente o las bolas de Dragón se tratasen. O peor, conformarse con un escaneo digital de mala calidad o la nada…¿o tal vez ya no?

Soy un apasionado de la inteligencia artificial, creo que a estas altura no sorprenderá mucho la afirmación. Sé que no está a la vuelta de la esquina el día que podamos contar con un mayordomo tipo Jarvis en nuestra casa, pero sé que llegará. Eventualmente.

Eso no significa que mi interés por la inteligencia artificial sea menor. El hecho de no contar con una inteligencia artificial general de clase humana no significa que la inteligencia artificial no esté avanzando (aquí también soy más prudente que aquellos que se dejan arrastrar por titulares grandilocuentes). La inteligencia artificial va a seguir avanzando en algunas áreas como pueden ser la traducción, la identificación de voz y de imágenes, la creación artística (programada, claro), la escritura de textos, etc.

Uno de los sueños que tengo al respecto es que estos avances en inteligencia artificial se aplicasen a la impresión bajo demanda y a la logística.

No soy un usuario del servicio actualmente, no me he puesto nunca a usarlo, y no me llaman muchas de las cosas que hay (algunas sí, claro, pero no las suficientes como para molestarme). Pero la cosa cambiaría, mucho, si lográsemos aplicar inteligencia artificial al asunto.

Imaginadlo.

Hablando con viejos amigos recordamos los tiempos en los que jugábamos con aquel juego que el master se llevó cuando se marchó a alicante, y nunca volvimos a ver. O con esos librojuegos de la infancia, o con esa colección de revistas que nuestra madre nos tiró para hacer espacio. Rápidamente, y quizás gracias a nuestro asistente, lo llamaré Gutemberg, localizaremos el libro que queremos, ese cómic que nos faltaba o el módulo de rol que jugamos la primera vez dentro de aquella revista que encontramos por casualidad en un Corte Inglés.

Gutember daría la orden para realizar el pedido, y la maquinaria se pondría en marcha para que, en un par de días, tuviésemos una copia perfecta de nuestros sueños.

La inteligencia artificial buscaría el producto, bien por fotografías, bien escaneado si la editorial ha desaparecido o de la base de datos de las editoriales si sigue abierta pero el producto está descatalogado.

Mediante técnicas de machine learning comvertiría las fotos, los escaneos de mala calidad y la información de la que dispone en un libro exactamente igual al que en su día se editó. Por supuesto, necesitaría acceso a la información editorial de la edición, tipo de papel, gramaje, color, etc. pero si no lo tuviese, podría inferirlo de las fotografías y comentarios que localizaría por internet.

En un día el libro bajo demanda estaría impreso, el titular de los derechos de autor habría cobrado sus royalties (si los hubiese) y al día siguiente lo tendríais en casa para leerlo, jugarlo o disfrutarlo (o ese mismo día si logran usar los drones para el reparto).

La idea me pone los pelos de punta.

Pero dejadme darle una segunda vuelta de tuerca al asunto.

Si el machine learning avanza lo suficiente para lograr una buena traducción, y para realzar composiciones artísticas (como ya está haciendo gracias a los nuevos chips específicos para IA), podríamos multiplicar sus posibilidades. ¿No querrías jugar ese módulo o a ese juego que nunca se tradujo y que jugaste una vez en unas jornadas pero no te apetece hacerlo en inglés?

Con un sistema de IA específica Gutemberg podría encargar una copia de ese módulo traducida a tu idioma y maquetada para que fuese lo más fiel posible al original. La IA hace esto rematadamente bien. Y  lo mismo con los cómics de tu infancia que nunca llegaron a publicarse en tu lengua, o esos librojuegos que nunca se tradujeron al castellano. O quizás los quieras en japonés, chino o ruso, porque esté aprendiendo esos idiomas…¿qué mejor forma de hacerlo que leyendo aquello que te apasiona y tan bien conoces?

Tendríamos a nuestra disposición toda la biblioteca de conocimiento humano para disfrutar de ellos. Pensadlo bien, estoy hablando desde el punto de vista friki porque es lo que escribo en este blog, pero podríamos ampliar esta visión a cualquier cosa. Obras medievales escaneadas impresas como un códice, el Origen de las Especies en su primera edición pero traducido al vasco, al bable o al catalán si lo deseamos.

Una revolución social en el ocio manejada por máquinas, lo que lograría abaratar los costes de forma notable.

Yendo un poco más allá, y dando una tercera vuelta de tuerca…bueno, durante muchos años hasta bien entrada mi edad adulta, estuve teniendo un sueño recurrente. Iba a mi librería de siempre (hoy en día cerrada, otro día hablaré de mis planes para utilizar la renta básica y el prosumismo para recuperar comercios y lugares emblemáticos) y encontraba una nueva hornada de librojuegos.

No sé si os ha pasado pero uno de los momentos más emocionantes que recuerdo de mi infancia es cuando iba  ala librería y veía un nuevo librojuego, o un nuevo cómic. La inocencia de la infancia tal vez, o las posibilidades de soñar y vivir aventuras increíbles que abría cada uno de ellos.

Como hemos visto, con inteligencia artificial de traducción podríamos tener todos los librojuegos que no se tradujeron, pero …y si?

¿Y si utilizásemos la capacidad creativa de la IA para desarrollar nuevos libro juegos? No son obras de literatura para el Novel que requieran una creatividad, un arte y una técnica impecables, son obras ligeras pero mágicas que una IA de creación literaria podría perfectamente realizar. Le das mil librojuegos y la programas para que aprenda sus reglas, luego le das todos los manuales de rol para que los utilice aplicando esas reglas, y te crearía un librojuego totalmente nuevo en la puerta de tu casa. Uno cada semana, o quizás uno cada día si pudieses pagarlo.

Es más, como Gutemberg reside en tu teléfono y tendría seguro acceso a google, Facebook y MeWe (putos cab…que cerrasteis Google +, el mayor repositorio de gustos roleros de la historia) podría adaptar ese libro juego a tus gustos personales, a tu forma de ser y a tus preferencias.

Y cuando hablo de librojuegos hablo de todo…libros, cómics, revistas creativas, etc.

Si no te ha explotado la cabeza es culpa mía, que no he sabido transmitirlo bien, pero se Gutembarg tendría un impacto social de nivel Omega, como me gusta llamarlos a mí.

Sé que esto último no va a ocurrir en breve. Quizás los primeros pasos sí los tengamos en una década, y la fase de la creatividad en unos veinte años, tras superar los numerosos obstáculos y retos que plantea (no sólo técnicos, también de copyright, de privacidad, etc.).

Pero es un sueño para todos los nostálgicos como yo.

Y si me permitís un cuarto giro dramático de los acontecimientos (¿creías que había terminado de soñar?, los sueños nunca acaban), lo mismo que os comento para la impresión de libros, cómics y revistas podría llegar a la Impresión 3D.

Combinando inteligencia artificial, impresión 3D e impresión bajo demanda podríamos recuperar todos esos juguetes clásicos que adoramos y que perdimos, las colecciones de cromos y prácticamente casi cualquier cosa que amásemos y  que los devenires de la vida hayan alejado de nosotros.

Sí, serán necesarios muchos avances, en impresión 3D multimaterial y multicolor, en las propias imprentas digitales para poder imprimir cromos, adhesivos, libretos de juguetes, etc. Y por supuesto, un cambio en las leyes de propiedad intelectual.

Pero llegará.

Espero que os guste esta visión y os emocione tanto como a mí la idea de recuperar todas estas joyas.

Os dejo, puestos a ser nostálgicos, la intro de una de mis series favoritas de los 80 (junto a los Osos Gummy, claro): Dragones y Mazmorras

Nota: si alguien con conocimientos de inteligencia artificial, y alguien con conocimientos en edición quiere tratar de ponerlo en marcha, que me busque en las redes y ponemos en marcha una start-up o un movimiento fan para sacar este proyecto adelante.

¿No os gustaría poder volver a contar con esto?

116979467-kjdhgbrkthg.jpg

 

 

Astronium, trasfondo para partidas de ciencia ficción o fantasy-opera

Escucha, reyecito. Tus joyas y tu oro, que obnubilan a los príncipes y súbditos de tu mundo, son como el barro para los pobladores de las estrellas.

Sé que te costará entenderlo, pues tu pueblo es nuevo entre los viajeros de las estrellas, pero confía en mi palabra. He visto asteroides de platino con los que se podrían comprar cien castillos como éste. Mis ojos han visto geisers en planetas gaseosos escupir diamantes al espacio en cantidad suficiente para enterrar vuestro reino. Y hablo literalmente de cubrir el reino con una capa de diamantes de varios metros de altura.

No, hay materias mucho más valiosas que los abundantes oro, plata y piedras preciosas. Generalmente suelen ser aquellos que proceden de seres vivos únicos de algún planeta perdido. Marfil candasiano, ambar de los predadores gigantes de los asteroides Kittir, perlas gigantes de Ermin…pero seguramente la más preciosa y valorada joya del universo es el Astronium.

Valiosa porque sólo existe en un mundo de todo el universo. Valiosa porque ya nunca se podrá producir más, la que queda es la que hay. Valiosa porque es una de las cosas más hermosas que han visto mis ojos. Y valiosa porque sus usos son infinitos.

Muchos venderían un reino pequeño por una moneda, y un mundo por uno de los legendarios lingotes cilíndricos. Imperios estelares hay sido arroyados por mercenarios pagados con el astronium extraído en un solo día.

Este metal cristalino alberga en su interior vetas oscuras multicolor, doradas, azules, verdosas…cada variedad posee propiedades únicas, y la mezcla de vetas de un color con otro dentro de la misma pieza crea combinaciones de efectos increíbles.

A mayor tamaño de la pieza mayor efecto. Vi una vez a un noble usar una escultura tallada en Astronium para sumir en sueños de increíble hermosura toda su ciudad, y se habla de pedazos que las naves usan para abrir portales en la materia oscura y acortar el tiempo de viaje de flotas invasoras.

El Astronium es originario del mundo helado de Khorios, donde habitó una especie de amebas sintientes que colonizaron el mundo convirtiendo la luz solar y minerales silicicos en una capa viviente que cubrió todo su mundo.

Imaginad un mundo gigante cubierto de mares verdosos y cielos de nubes eternas. Pero esas criaturas, a las que nadie les ha puesto nombre nunca que se sepa, fueron las causantes de su propia destrucción. Los procesos químicos que les daban vida cambiaron la dinámica atmosférica del mundo, enfriando las nubes y las corrientes de aire hasta el punto de congelar la superficie del mar viviente.

Las amebas muertas, liberaron más gases al disolverse, que ascendieron a la atmósfera convertidas en cristal de hielo. Los propios cuerpos de las amebas muertas dueron arrastrados por vientos huracanados y se mezclaron con el agua de las capas superiores. Este proceso duró milenios, con el clima hostil arrancando capa tras capa de vida de mar viviente, para luego ser lanzadas a la atmósfera mezcladas con el agua y los gases.

Con el paso de los milenios, el aire era tan frío y tan denso que comenzó a congelarse a decenas de kilómetros de altura, creando una colosal capa de hielo que parecía dlotar en el cielo.

Se desconoce si en la superficie del planeta sobrevive alguna colonia de los habitantes originales del mundo, pero tampoco importa. Los ojos de todos están dirigidos a la capa de hielo que cubre el planeta como una segunda piel, como una cáscara helada de gran tamaño.

La presión de la atmósfera helada era tan grande, imagina un mar de hielo de kilómetros de espesor sujeto a inmensas presiones durante, quizás mil millones de años. Los cuerpos de las amebas, arrastrados a la atmósfera y mezclados entre el hielo, y sometidos a esas presiones, se transformaron en un metal cristalino de base de sílice que, combinado con las estructuras minerales generadas en los procesos químicos de las amebas creó en Astronium.

Cómo fue eso posible es algo que nadie sabe, y que nadie ha podido reproducir aunque se ha intentado, pero sobre ese mundo perdido se ha organizado la mayor operación minera del universo…con enormes máquinas horadando el hielo a kilómetros de altura de la superficie del planeta.

La superficie se ha convertido en un pozo de desechos químicos y basura, y regularmente llueven enormes bloques de hielo que los merodeadores persiguen para rapiñar el astronium que queden entre los desperdicios.

Si los habitantes originales de este mundo volviesen, ahora que el sol vuelve a iluminar la superficie a través de los agujeros creados por los mineros, no se tomarían muy bien la destrucción de su mundo y que el que de facto es el mayor túmulo funerario de la galaxia haya sido despiezado y desperdigado por el cosmos.