Las economías avanzadas y transicionales en Eclipse Phase

El otro día se discutía en el chat sobre Eclipse Phase en la red social Mewe si sería posible una economía como la descrita en el juego.

Quiero dejaros algunas ideas de porqué lo que ellos denominan las economías transicionales y las nuevas economías sí podrían funcionar.

La diferencia entre una y otra básicamente es que en las economías transicionales sí hay un cierto control sobre la posesión de cornucopias, máquinas avanzadas que permiten fabricar cualquier cosa con unos simples materiales como material prima. en las economías avanzadas las cornucopias son mucho más abundantes y tienen menos control (por parte de empresas y gobiernos) en cuanto a las cosas que pueden producir. Recordemos que hay economías tradicionales en las que los propios gobiernos y empresas poseen las cornucopias y venden sus creaciones a los ciudadanos.

La pregunta es, ¿es posible una economía espacial post escasez en la que o bien los bienes básicos o bien casi todos los bienes sean gratuitos o extremadamente baratos, y en los que la reputación de los ciudadanos haya sustituido o esté en proceso de sustituir al dinero?

Vamos a verlo.

Lo primero que hay que pensar es en la energía. No voy a hablar de formas de energía más exóticas, sino a centrarme en las que conocemos hoy en día o que están ya cerca de funcionar.

Es de imaginar que una sociedad multiplanetaria como la descrita en Eclipse Phase pudiese alimentarse solo de los recursos generados mediante fusión, fisión y la quema de enormes cantidades de combustibles extraídos de los gigantes gaseosos. Al tener acceso a fuentes innumerables de Helio 3, uranio y gases se podría mantener una inmensa economía espacial usando sólo estos y sin preocuparse mucho de los residuos, pero creo que una sociedad así encontraría otra fuente mucho más interesante, el Sol.

1366_2000 ake piuhgiprgoudbrpihebdiugdbriuf

Cada año llega a la superficie de la Tierra la cantidad de energía que consumirían diez mil civilizaciones como la nuestra. Diez mil veces la energía que consumimos. Aunque sólo seamos capaces de aprovechar el 30% de esa energía, o el 40% gracias a los nanomateriales, es mucha energía.

Una sociedad transplanetaria podría crear inmensas velas de paneles solares de diámetro mayor que el de la Tierra, y situarlas cerca del sol en un ángulo diferente al del plano de la rotación planetaria.

Al no tener interferencia de la atmósfera, estar más cerca del Sol y poseer un diámetro mayor al de nuestro planeta, la cantidad de energía que podrían recolectar es inmensa. Y se pueden tener varias de ellas funcionando al mismo tiempo, cargando baterías o enviando la energía mediante haces concentrados por todo el sistema solar hasta plantas de recepción donde la energía sería distribuida por el sistema solar.

En algunos sitios, como las superficies de algunos planetas, se podrían instalar parques eólicos para abastecer a las pequeñas colonias, y no me quiero imaginar la energía que daría situar molinos flotantes en las capas superiores de Júpiter para aprovechar vientos capaces de mover un planeta como la Tierra.

Tras la energía, hay que pensar en otro de los bienes escasos en la Tierra, el espacio. En muchos sitios los seres humanos nos apilamos viviendo en unos pocos metros cuadrados. En el Sistema Solar esto no es así…y no sólo porque tendríamos acceso a muchos planetas y lunas, así como a sistemas orbitales creados por nosotros, sino porque tendríamos acceso a una cantidad de espacio descomunal en el Cinturón de Asteroides.

En un asteroide mediano, excavado completamente en su interior para crear hábitats internos, podría vivir la Humanidad al completo. En un sólo asteroide.

Tampoco los bienes serían un problema a la hora de crear una economía así, pues mediante la nanotecnología que alimenta las cornucopias se podría construir en casa casi cualquier cosa, incluyendo productos complejos y electrómicos. Y claro, los materiales para alimentarlas serían extraídos mediante sondas robóticas del cinturón de asteroides y de los planetas gigantes.

Por último, los sistemas de reciclaje y economía circular de los hábitats cerrados reducirían mucho el despilfarro de materias primas, incluso cuando no hiciese falta hacerlo.

Energía, materias primas, espacio y productos baratos, casi gratuitos.

Lo único que faltaría abastecer para mover esta economía de la cornucopia serían servicios que los robots no pudiesen proporcionar. Aquí es donde entra en juego la economía de la reputación, es decir, los puntos otorgados por los ciudadanos a aquellos que colaboran con el bien común, una especie de dinero basado en tus acciones, comentarios e impacto positivo en la Sociedad.

Aquellso que presten los mejores servicios, desde grabar un video a crear artesanía, pasando por trabajar como barmans, mercenarios, dar masajes, actuar o lo que sea, recibirían créditos reputacionales que podrían emplear en otros servicios. Dado que la gran mayoría de la población no podría trabajar en empleos clásicos, habría mucho tiempo libre para dedicar a estas actividades reputacionales y la cantidad de servicios ofrecidos sería inmensa.

Bien, es sólo un pequeño ejemplo de cómo podrían funcionar estas sociedades en Eclipse Phase, pero espero que os haya convencido.

 

eclipse_phase dpfihciruveirtietbre.jpg

Anuncios

La potencia del rol como alternativa de ocio

No todo el mundo puede disfrutar del rol, al igual que no a todo el mundo le gusta jugar, o ver jugar, al fútbol, ni hacer cupcakes. Es la cosa más normal del mundo. Es cierto que para jugar no hace falta ninguna habilidad especial, al contrario que en muchos deportes, por ejemplo, cualquiera podría ponerse en una mesa y tirar los dados, y sin embargo, aún así, no todo el mundo disfruta jugando al rol.

Dicho esto, quiero resaltar algo de lo que ya hemos hablado mucho en el mundillo, e incluso en este blog, la capacidad del rol de generar ocio. No me estoy refiriendo a los cientos, quizás miles, de juegos que han derivado de aquel primer Dungeons & Dragons, ni a las miles de horas de entretenimiento que bloqueos, youtubers, podcasters y demás prosumidores del rol volcamos a la red cada semana.

Me refiero a la propia potencia de los juegos de rol de generar ocio ilimitado.

Un juego de rol puede, con facilidad, proporcionar miles de horas de entretenimiento con la simple compra del manual básico, y gracias a la imaginación del director y los jugadores. Estamos hablando de que, por una compra de un manual de 40 euros, tendríamos a cuatro,  ocho o doce personas en diferentes grupos jugando durante años, sin aburrirse lo más mínimo.

40 euros por miles de horas de ocio para todas las personas que queramos…¿qué otra alternativa de ocio nos proporciona tanto retorno para nuestra inversión? Perdonad que use lenguaje empresarial, defecto profesional.

¿El fútbol? bueno, podríamos comprarnos un balón entre 22 personas y jugar muchos partidos antes de tener que comprar otro, cierto, pero hay que pagar pistas, equipamiento individual, etc. Pero aún así estaría cerca, claro, que no todo el mundo puede jugar, ni podemos jugar más de dos o tres partidos a la semana.

¿El cine? ¿los juegos de ordenador? ¿Netflix? ¿los libros?

Ni de cerca, el cine son, con promociones, 10 euros por persona, si van 4-5 personas, tendríamos los 40-50 euros que cuesta un manual, y tendríamos unas dos horas de juego.

Por supuesto que en los juegos de rol el master, y los jugadores, se lo tienen que currar, trabajar la trama, preparar las partidas, el atrevo si quieres, estudiar el personaje para que evolucione mejor, o para interpretarlo mejor si es tu rollo… pero básicamente eso sólo aumenta la diversión.

Un juego de rol puede sorprendernos incluso cuando llevamos años jugando a él. siempre hay material gratuito por la red que podemos aprovechar, o podemos preparar nuestras propias aventuras. Y si aún así la cosa se estanca, por unas pocas decenas de euros el mundo se puede ampliar de forma exponencial.

Os pongo el ejemplo del Dungeons & Dragons, el Primero.

Si estás cansado de jugar en tu mundo, pues llevas años recorriendo sus dungeons, sus caminos, explorando sus montañas, bebiendo en sus posadas en busca de aventuras por venir o conquistando sus castillos y exterminando a sus monstruos, basta con que te compres uno de los mundo de expansión para tener otros muchos años de aventuras.

Ojo, pensad que no se trata de que haya que comprar un suplemento cada poco tiempo, hablo de años y años de juego intenso antes de agotar las posibilidades de un sólo manual.

Puedes comprarte el suplemento de Dragonlance, de los Reinos Olvidados, de Dark Sun, de Ravenloft, de Birdright, de Eberron, de Grayhawk, de Ravnica, de Planescape, y tendrás años de aventuras en ambientes únicos que te harán sentir como si jugases por primera vez…y hablo sólo de los oficiales, pensad en todos los que han salido para el D&D. Tierras Heridas, Reinos de Hierro, El Resurgir del Dragón, Pathfinder, la versión para jugar en La Tierra Media, mi propio Black Hammer, Midnight, la versión para jugar a Conan.

Sí, es cierto, hablamos de que para jugar a D&D hay que comprar muchos manuales, tres como mínimo, y que además todos estos mundos son para las diferentes ediciones que han salido, pero realmente no cuesta demasiado, si te gustan las reglas, adaptar estos mundos a un sólo reglamento. Quizás más cuando tus jugadores son unos puristas de las reglas, pero no cuesta tanto.

También es cierto que hablamos del juego de rol más longevo y quizás el más famoso de la historia de los juegos de rol, que tiene no mucho más de 40-50 años. Pero existen otros muchos juegos que han visto sus universos expandidos de forma similar, Mundo de Tinieblas, por ejemplo, o las diferentes versiones de El Señor de los Anillos o de los Mitos de Cthulhu.

Incluso aquellos juegos que no han recibido tanta atención ni medios, en los que no nos podemos comprar expansiones ni elegir entre miles de suplementos para expandirlos, tampoco hace falta realmente.

Un juego de rol en realidad consiste llevar la imaginación a la realidad, ya sea explorando un cementerio en busca de un vampiro, participando en intrigas palaciegas para evitar un asesinato, interpretando una cacería de hombres lobos renegados, escalando una torre corporativa para robar sus secretos, viajando en naves espaciales en busca de cristales para una civilización moribunda, recorriendo el fondo del océano huyendo de depredadores, recorriendo los rincones irreales del mundo o los salones de un palacio pirata.

Todo es imaginación plasmada en una mesa de juego, o en un rol en vivo, o en rol por internet.

Volvemos de nuevo a ése primer manual. Con un poco de inspiración, un jugador, o el master de siempre, pueden convertirlo en algo completamente nuevo. Pueden, por ejemplo, sustituir el viejo grupo de aventureros que lleva asó explorando templos perdidos y casas semiderruidas en busca de señales del horror cósmico, por un grupo de personajes cuya misión sea construir una biblioteca mística, y para ello deban emprender sus propias aventuras para recopilar los tomos arcanos perdidos en el mundo.

Con un simple giro de guión, se ha convertido un juego en algo completamente diferente, que guarda las bases del juego, pero cuyo objetivo diferencial lo convierte en un mundo nuevo a explorar. En el caso de Cthulhu se ha hecho muchas veces…está la versión moderna, la versión oscura, la medieval, la del apocalipsis, la victoriana, la de Cultos Inmombrables que pone a los jugadores en la piel de los enemigos…ninguna de ellas es realmente necesario comprarlas para adaptar cualquier manual de los Mitos para jugar en este ambiente (aunque ayuda, y yo siempre recomiendo apoyar a la industria siempre que se pueda).

O puedes transformar el D&D en algo distinto…si uno de tus jugadores ex experto en arte, o le gusta el surrealismo, ¿por qué no pedirle que cree un mundo de sueños al estilo de los cómics de Sandman para que los jugadores vivan aventuras en una realidad onírica y surrealista?

Si otro es fan de la historia militar, ¿por qué no diseñar una campaña de guerra global en el mundo que amenaza cada rincón que los jugadores han visitado durante años de aventuras, con sus amigos y conocidos muriendo, e incluso sus viejos rivales acudiendo a ellos en busca de protección?

Con un simple cambio de escenario puedes convertir las miles de horas de juego que te han proporcionado esos 40 euros en decenas de miles de horas de diversión…más que suficiente para llenar de ocio las vidas de todo un grupo de jugadores.

Además, como hemos dicho, existen miles de juegos diferentes, no es necesario explorar los mil mundos de D&D para sacar el máximo partido a los juegos de rol, puedes explorar otros tipos de juegos, los hay de todas las ambientaciones y reglas posibles, cierto.

Pero insisto, no hace falta comprarlos todos. Basta un simple manual e imaginación para tener toda una vida de aventuras.

Una vez entras en el mundo del rol, es muy difícil escapar de sus garras y de lo que representa, incluso aunque estés años sin jugar, siempre disfrutarás de preparar aventuras, escribir, leer y seguir el mundillo, porque sabes que, tarde o temprano, los dados volverán a rodar.

 

 

 

¿Os imagináis una serie de animación de Elric basada en la obra de Julien Blondel

Esta colosal obra, adaptada por Julien Blondel, hace volar mi imaginación y me inspira a soñar conque algún día se lleve al mundo de la televisión.

La fuerza de esta adaptación, en la que coincido con el propio Moorcock en calificar como la mejor adaptación al cómic de su obra, permea cada página y cada frase, lo que, unido a su crudeza y la presencia continua de sexo y violencia, me hacen pensar que no sería una serie para niños, precisamente.

https://www.youtube.com/watch?v=0Gm_8Bx_cQA&feature=share

Por otro lado, el aspecto gráfico a cargo de Didier Poli, Robin Recht y Jean Bastide quedaría grandioso en una serie de animación.

El color, el detallismo, la fuerza que cada ilustración transmite, los diseños de personajes, bestias, paisajes y armas…todo ello harían de Elric de Meniboné una serie mítica.

Quizás algún día lo veamos hecho realidad.

El Mayor Dungeon jamás creado

Ahora que ha salido el suplemento para D&D 5ª Edición sobre Bajomontaña, detallando los 23 niveles del mayor dungeon ideado para D&D y uno de los mayores del mundo (el mayor quizás sea The World Largest Dungeon) quiero recordar mi propia versión del Dungeon más grande del mundo.

mad-mage-cover-750x375b oisruthvrouhbvyoirutiy,.jpg

Yo lo llamo Infinity dungeon, y efectivamente, es infinito. Un dungeon del tamaño del Universo, o de un plano, donde cosas como el cielo, las estrellas o el aire libre no existen.

Capaz de incluir en su interior gigantescos dungeons como La Fortaleza del Viento Sollozante, y maravillas como el Romperrocas, y sus muchos miles de niveles, Infinito Dungeon nació como respuesta a una pregunta…¿y si el rol no hubiese evolucionado hacia otros caminos y se hubiese quedado sólo en lo que es explorar dungeons?

Imaginaos un mundo, un universo, de cavernas, fortalezas, mazmorras y pasadizos, donde toda la vida, las civilizaciones, la magia y los seres vivos han evolucionado adaptados al mundo subterráneo. Un mundo con reglas propias que los jugadores deben aprender pues son muy diferentes a las de las aventuras que han jugado siempre.

Las cavernas más grandes albergan ciudades enteras, los ríos subterráneos llegan a lugares recónditos repletos de granjas de hongos y plantas luminiscentes, doblar mal una esquina te puede llevar a la fortaleza perdida de un rey liche ya desaparecido, pero que todavía está repleta de peligros.

Porque una de las principales dificultades de un mundo así es la geografía, un mundo tridimensional donde además de hacia el Este, el Sur, el Norte o el Oeste, si es que estos conceptos se pueden llamar así, se puede subir y bajar, y donde moverte requiere explorar dungeons, lagos subterráneos, y secciones nunca visitadas ni por los cartografistas más audaces.

Un mundo donde los dioses y sus panteones están relacionados con la oscuridad, la exploración, la roca y los dungeons, donde uno puede encontrarse un semidiós vagabundeando por un laberinto cerrado a escasos cientos de metros de su hogar, y que acaba de ser abierto por un corrimiento de tierras, donde poblados enteros son amenazados por una grieta en el fondo de un lago subterráneo, y un tsunami de aguas negras y repletas de limos ácidos del tamaño de castillos se precipita hacia su hogar…

¿Lo queréis más grande?

Tomad el concepto del multiverso que desarrollé en “Guerras Eternas / Imperio”. Este universo es sólo uno del infinito número de universos que se conectan en un plano llamado kralex, un infinito número de dungeons infinitos, con diferente reglas y leyes cada uno. Y cada kralex posee muchas puertas que le conectan a otros kralex, con infinitos universos a su vez en su interior.

¿Y si un universo (o un kralexinfinito de dungeons) donde la muerte es la norma y la aspiración de todo ser, y la vida es un castigo que está prohibido arrebatarse, se conectase con nuestro propio Infinito Dungeon (el de los personajes) y sus filosofías entrasen en conflicto? O en uno de los infinitos dungeons de otro universo la vida se compusiese sólo de limos y cubos gelatinosos y se dedicasen a depredar otros Infinity Dungeons, y los personajes, de nivel 20 o superior tuviesen que encontrar una forma de detener la invasión sellando los portales, o cambiando el ciclo rotatorio de los universos para alejar al Dungeon Viviente? ¿O qué pasaría si la rotación universal superpusiese en contacto ahora nuestro Infinito Dungeon con uno donde la magia es mucho más abundante y sus civilizaciones se destruyeron hace eones con artefactos mágicos de poder increíble, y los aventureros de todos los reinos, ciudades subterráneas, compañías de mercenarios e imperios se lanzasen a buscar esas poderosas armas antes de que el otro universo se alejase? ¿Y si los personajes se quedasen atrapados en éste nuevo dungeon infinito durante sus exploraciones, y llegasen a otro donde la magia está prohibida y se caza a los magos y a los poseedores de artefactos mágicos?

Bien, ciertamente estos giros a escala universal son sólo para que os hagáis una idea de los grande que podría ser Infinity Dungeon, ahora que lo pienso, es el Planescape de los Dungeons. Si en Planescape se decía que se podría englobar cada aventura y mundo ideado y jugado en D&D, podríamos decir que cualquier dungeon explorado en la historia podría englobarse en Infinity Dungeon.

Pero nada de eso es importante, lo verdaderamente importante de Infinity dungeon es la aventura, la exploración y el peligro que un mundo tan extraño planteara a vuestros personajes, así que os animo a formar parte de él, de jugarlo y de desarrollarlo, como ya han hecho otras personas que podéis leer en este mismo blog.

Parafraseando a los clásicos, ¡Bienvenidos a un mundo de peligros y oportunidades infinitos, a la exploración sin fin y a la Aventura con mayúsculas!

¡Bienvenidos a Infinity Dungeon!

La industria del Rol frente a Skynet

Todas las industrias en general, y la del rol en particular, se van a enfrentar a un desafío tecnológico en las próximas décadas. La llegada de la inteligencia artificial lo va a cambiar todo.

En pocos años (no sé cuantos, porque la cosa va más lenta de lo que yo pensaba en un principio) la inteligencia artificial se va a aplicar a la mayoría de los negocios, y si bien uno pensaría que una industria tan creativa y pequeña como la d el rol en España no debería verse afectada por ello, sí que lo hará, dejadme que os explique porqué.

Hasta ahora la inteligencia artificial ha sido utilizada por grandes compañías como Google, Amazon, IBM o Facebook básicamente para vendernos mejor la publicidad de sus anunciantes (Alexa no es sino eso, por ejemplo).

Sin embargo, técnicas como el aprendizaje profundo están permeando a otras industrias, como el periodismo, la escritura, la medicina, la selección de personal e incluso para guionizar películas, y pronto tendrán un impacto mayor en el mundo. Ahora mismo estas herramientas de IA son rudimentarias, como lo serían los primeros teléfonos portátiles de principios de los 90, pero pronto irán afinando sus capacidades.

Además, la IA se está democratizando, de tal forma que no será por mucho más tiempo algo exclusivo de gigantes, pues cada vez están surgiendo más plataformas que permiten usar recursos de IA en la Nube.

De igual forma, los recientes desarrollos de hardware aumentan la capacidad y la versatilidad de las técnicas de inteligencia artificial, gracias al diseño de chips específicos, y mejores servidores.

Adicionalmente, vemos cómo numerosas plataforma de ocio están yendo hacia los servicios streaming, siguiendo el camino de Netflix y Spotify, y podemos decir que pronto lo veremos en otras muchas industrias, ya ha nacido el de los videojuegos de la mano de Microsoft, pero pronto alcanzará la industria editorial, el cómic y el rol.

Por último, tendremos un nuevo tipo de computación, en una década o así, la computación cuántica, que si bien no nos servirá para todo sí para ciertos tipos de cálculos masivos en paralelo.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que la suma de todos estos avances va a tener un resultado imprevisto en el mundillo del rol español (y el de casi cualquier idioma). El desembarco masivo mediante plataformas de los gigantes del mundo lúdico.

A ver, si yo fuese una empresa estadounidense, o alemana, o japonesa, del mundo de los juegos de rol, respaldada por una distribuidora o grupo de ocio potentes, estaría frotándome las manos. Pongamos un ejemplo, WodC.

Wizard tiene en su catálogo juegos como Magic y D&D, y ambos han sido licenciados y traducidos a múltiples idiomas. Lo mismo pasa con Paizo y su Pathfinder, o con los editores de Vampiro y Mundo de Tinieblas. Detrás de Wizard hay un grupo muy potente, Hasbro, cosa que no es exclusiva del rol, Marvel tiene detrás a Disney y DC a Warner Bross. Aquellos que no lo tengan detrás, pronto lo tendrán.

Es de imaginar que una empresa como Disney querrá añadir a su nuevo servicio de streaming los cómics de Marvel, llevando su plataforma hacia nuevos horizontes, de la misma forma que lo ha hecho DC, y que el resto de empresas hagan lo mismo en el futuro. Hasbro quizás se asocie con Netflix, quién ya está sacando cómics, o Warner con Paizo, y Onyx Path con Amazon Prime. Veremos compras de empresas grandes y pequeñas para ganar catálogo y músculo de licencias y clientes. Fusiones y adquisiciones de toda la vida para quienes nos movemos en el ámbito de la consultoría y el negocio empresarial.

Muchos de nosotros tendemos a pensar que esto no nos va a afectar aquí, pero nos equivocaríamos. Mucho.

Porque es aquí donde entra la IA y todos esos recursos que he mencionado. Es de suponer que incluso aunque las advertencias sobre la burbuja de la Inteligencia Artificial sean ciertas, y la cosa se pinche, creo que sí podemos vaticinar con mucha seguridad que en el campo de los traductores la cosa no se va a detener.

La traducción de idiomas va a seguir mejorando mes tras mes, hasta hacerse perfecta, e incluso en industrias de traducción tan complejas como la del rol, llegará a ser muy fiable. Lo mismo pasa en el campo del arte, donde quizás las máquinas no sean muy buenas realizando creaciones artísticas, pero sí copiando a artistas e imitando su estilo (escritores, maquetadores, ilustradores). Esto también va a mejorar y se va a convertir en una plataforma accesible mediante la nube. Quizás pase en unos años, o en una década, pero va a suceder.

Ahora pensadlo bien.

Por un lado tenemos plataformas ansiosas de llegar a todos los mercados par rentabilizar licencias adquiridas o desarrolladas con un enorme esfuerzo de tiempo y dinero. Por otro, sistemas en la nube (plataformas) accesibles capaces de traducir cualquier cosa, y no sólo eso, sino capaces de tomar un formato de maqueta y aplicarlo mediante IA a todo un libro replicando perfectamente el original. Y ya lo tenéis.

Siendo Netflix, o Dysney, o HBO, o Microsoft, o Warner, o Amazon, y habiendo comprado muhcas licencias de cómics, libros y juegos de rol para complementar sus plataformas en idioma inglés, ¿os limitaríais a ese mercado y dejaríais que los licenciatarios del resto del mundo se llevasen parte del pastel?

No.

Cogeríais esas plataformas automáticas de traducción y maquetación y pondríais vuestros libros y juegos a disposición del mundo en todos los idiomas que Google y el resto de traductores pudiesen producir. Con un coste de pocos euros la traducción, veríais las inmensas ganancias que esto podría tener, como las veo yo.

Así, cuando salga el D&D 6ª Edición, seguramente estará disponible para leerlo en streaming en cien idiomas al mismo tiempo, incluso podrá ser descargado dentro de la App para tenerlo disponible sin conexión.

Y lo mismo pasará con Vampiro, con Pathfinder, y con multitud de juegos de empresas más pequeñas, pues incluso ellas podrán hacer lo mismo. ¿No me créeis?

Mirad por ejemplo la plataforma DrivethruRpg/Comic. Quizás no llegue a convertirse en una plataforma de suscripción con su contenido gratuito previo pago de una cuota mensual, pero tampoco le hace falta. Con esta tecnología podrían hacer una edición inmediata de cada uno de los juegos y cómics que distribuyen, y venderlo no sólo en el idioma patrio, sino en cualquiera accesible a traducción y maquetación online.

Esto tiene su lado bueno, pues lo que vale para el inglés vale para los otros idiomas, y cualquiera de nuestras empresas podría lanzar un juego y traducirlo a otros idiomas de forma inmediata. Quizás así sí pudiésemos competir, pero a corto plazo tengo mis dudas de si seríamos capaces de hacerlo, por la situación del mercado.

Y esto sólo siendo pesimistas en el desarrollo de la IA, si fuésemos optimistas, y pensásemos que ésta se podría desarrollar de forma más generalizada, yo diría que entraríamos ya incluso en el terreno de desbancar a los autores (escritores e ilustradores). Quizás no en el diseño del juego o el módulo, pero sí en cuanto a crear spinoffs basados en sus estilos. Me explico.

Yo puedo hacer una aventura para un juego, escribirla y contratar un ilustrador. Se la paso a mi editor que además de ponerla en una plataforma internacional paga unos cuantos euros, muchos menos de los que me pagaría a mí por haberla escrito, para que pasen la aventura por un sistema de IA cada vez que la compre. Esto costaría a lo mejor menos de un euro, quizás sólo unos pocos céntimos.

La IA tomaría mi aventura y el perfil de quien la va a comprar (lo ideal sería tener una idea de quienes serían los jugadores pero no hace falta) y con sus gustos, preferencias e incluso comentarios en redes sociales (para eso sirven los datos que se venden unas a otras, ¿qué os creíais?) adapta la aventura al gusto del cliente. Podría incluso dar a elegir cosas como los niveles de los personajes, la duración, etc. La IA tomaría mi aventura, la traduciría al idioma del comprador, la maquetaría, la adaptaría en duración, contenido y dificultad y lo haría siguiendo el mismo estilo que yo he usado en mi aventura, incluso cambiando las imágenes de los ilustradores para adaptarlas a dichos cambios.

El comprador incluso podría seleccionar varias opciones y por sólo unos pocos euros más, obtener cuatro o cinco aventuras basadas en la misma pero para diferentes grupos de jugadores, tiempos de juego y necesidad de experiencias (iniciados, munchkin, narrativa, de terror, etc.)

Por un par de euros más podría tener contentos a cuatro o cinco grupos de juego totalmente diferentes sin necesidad de adaptar él nada.

Toda una maravilla y una pesadilla de derechos de autor ¿eh?

En resumen, la IA, de desarrollarse medianamente como en los últimos cuatro años, va a permitir a los gigantes de la industria ofrecernos todos sus juegos al instante en plataformas de suscripción, a los pequeños editores asociarse en plataformas para traducir sus juegos a otros idiomas, y a los consumidores, tener una variedad de elección varios órdenes de magnitud mayores de la que tenemos ahora, ya inmensa de por si.

¿La única solución para nuestra propia industria patria? Adaptarse.

Sobre cómo hacerlo, quizás hablemos otro día.

e333sry346u56u6fa69-28d6-4198-bbec-f95661a67d89.jpeg

El rol no está en una burbuja

No, el rol no está en una burbuja, ni estaba muerto hace unos años como muchos decían.

El rol es independiente de las editoriales y de los juegos que se publiquen, pues forma parte de nuestras vidas, incluso de los que sólo jugamos muy de cuando en cuando en jornadas.

Hoy nos hemos levantado con la noticia de que John Wick Presents, iba a despedir a buena parte de su plantilla. Una empresa cuyo dirigente estaba en boca de todos y muchas de sus obras triunfaban en los crowdfundings.

Personalmente nunca me han llamado la atención sus juegos, así que no puedo valorar su calidad, pero el éxito de ventas es un indicador de que como creador de juegos algo tenía. Así que la noticia de los despidos en su empresa han sido toda una sorpresa, y en algunas redes se bromea con la idea de que se está pinchando la burbuja del rol de la que se hablaba hace un año o así.

Es cierto que hay muchos proyectos, no todos de una calidad máxima, pero todos con algo original que aportar al rol. Y también es cierto que se editan más cosas que nunca, al menos, en España.

Pero tanto si la tendencia continua como si se frena, el rol no morirá. El rol está nuestras vidas, de la misma forma que lo estarán siempre los cómics, los librojuegos, el Heroquest, las arenas de Dune, las ruinas de Myth Drannor, y las fortalezas volantes de la Dragonlance, el Bosque Oscuro, los Transformers de verdad y tantas cosas que arrastramos y conservamos desde que entraron a formar parte de nuestras vidas.

El rol nos acompañará siempre, y habrá, como en todo, épocas donde apenas haya empresas y casi no se publiquen juegos, y otras en las que tendremos tantos que sea imposible seguirlos todos. Pero el rol seguirá vivo mientras siga en nuestros corazones.

Respecto a las empresas, no volveré a pontificar, ya lo he hecho mucho, pero si no se profesionalizan la próxima crisis les pillará de lleno y sin recursos (creativos, productivos y económicos) para capearla.

Pero el rol no se acabará.

Dune_20_Film__20logo lisurvto8wy5687487654 t.jpg

Falta de ambición en la Europa del Rol

Meditando en mi blog sobre la falta de ambición en España y Europa a la hora de construir infraestructuras, me ha surgido la duda de si no adoleceremos de los mimo en el mundo del rol.

La UE tiene más de 500 millones de habitantes, y sin embargo, en muchas ocasiones, las empresas de Europa se limitan a escribir y publicar juegos en su lengua natal…español, italiano, etc. con la esperanza de que alguien los traduzca al inglés, al francés o a otros idiomas.

No hemos sido capaces de crear empresas de rol con la ambición necesaria para impulsar una gran distribución a nivel europeo, lo que es un síntoma de que el mercado todavía está muy inmaduro.

Para alcanzar una verdadera madurez habría que pensar en cómo conseguir los medios y las infraestructuras para traducir, publicar, promocionar y distribuir un juego de rol local a nivel continental.

Nos queda mucho para eso, aunque se han dado los primeros pasos para crear gigantes europeos del ocio como ya existen en Estados Unidos.

No veo porqué no somos capaces de superar las dificultades de tener muchos mercados separados e idiomas distintos cuando tenemos las herramientas necesarias para ello. Es decir, podemos encontrar traductores y distribuidores en cualquier país de la UE gracias a las nuevas tecnologías, así como realizar la promoción en las redes sociales de los juegos.

También podemos lanzar campañas de financiación específicas para cada país, llevando así al producto sólo a donde se financie, y ahorrando numerosos costes de traducción e impresión si no es financiado.

Sí, sé que no es sencillo, nada en Europa lo es, pero es posible. Lo he visto durante mi carrera profesional numerosas veces, y también he visto fracasar estos intentos por no saber medir bien lo pasos a dar. Pero es posible.

Podríamos crear un mercado europeo del rol muy interconectado, que nos permitiese vender nuestros juegos a más de quinientos millones de potenciales consumidores, y al contrario, contar en nuestro país con todas las novedades de un continente en nuestro propio idioma.
Sería la forma de impulsar el mercado del rol que tantos años llevo buscando.
Pero eso sí, no tengáis ninguna duda de que si alguien se embarca en una tarea así, va a ser duro y complejo. Mejor estad preparados, abrir camino nunca ha sido fácil, pero siempre es apasionante.

Estado de los proyectos

Os dejo un resumen con el estado de mis proyectos roleros:

Como veréis, tanto mi estatus profesional como mi tendencia a dejar proyectos a la mitad hacen que muchos proyectos hayan sido abandonados para comenzar unos nuevos, pero prometo intentar remediarlo.

  • Infinity Dungeon: paralizado
  • Covenant: 20%
  • Etheria: paralizado
  • Reedición de Ichar: 80% pero ahora mismo parado
  • Campaña El Árbiol del fin del Mundo: estoy con la primera aventura de las cincuenta y pico que lo componen, así que creo que iré sacándolas en el blog poco a poco, según vayan saliendo, y no todas de golpe.
  • Museo del rol: es sólo una idea a largo plazo, por ahora.

Actualmente estoy enfocado en sacar adelante un proyecto, llamémosle “El Reloj” que es más un proyecto personal y que por su “rarunez” no sé si verá la luz al público.

Como veis, me queda mucho por delante para empezar a ofrecer cosas. Tengo que apretar el acelerador.

 

 

 

Necesitamos un Netflix de libros, cómics y juegos de rol ¡Ya!

No hay espacio ni dinero para acumular todos los libros, juegos, revistas y cómics que se publican a diario.

Hemos llegado a lanzar tal cantidad de producción editorial que cada mes se publican cientos de libros, de revistas, de cómics y de juegos de rol. E incluso siendo muy selectivos, son muchos los que se nos escapan por falta de dinero, espacio e incluso tiempo para adquirirlos.

Es cierto que las librerías digitales, han conseguido resolver parte del problema del espacio, pero la idea de adquirir libros, revistas o juegos de forma digital, y que algún día alguna empresa como Apple, Google o Amazon decida quitarte tus compras (a mí me ha pasado) es algo que muchos no estamos dispuestos a permitir en los productos que de verdad nos importan.

Podemos comprar cosas accesorias en digital, y si se pierden, no pasa nada, pero no los productos que nos encantan.

Los PDFs y epubs desagradables están un poco mejor, pero no son tan cómodos como una biblioteca en la nube, así que realmente tenemos que encontrar otra solución. Y ésta es el streaming (llamémoslo así) de libros y cómics.

Ya existen tarifas planas de cómics, pero suelen ser de una editorial nada más, Marvel por ejemplo, y eso limita mucho las posibilidades.

Es necesario que se cree una plataforma que agregue los derechos de numerosos grupos editoriales para que los aficionados podamos tener una oferta más amplia y accesible, sin tener que abonarnos a media docena de plataformas.

Al igual que va a pasar en el mundo del cine y la televisión, donde la creación de nuevas plataformas va a convertirse en un fracaso total, la existencia de muchas plataformas editoriales supondría el fracaso del negocio. La gente no va a estar dispuesta a pagar 10 euros por un Netflix, otros 10 por HBO, 7 por Disney, más el Amazon Prime, el Youtube o la plataforma de Apple.

Como he leído por ahí, volveremos al Torrent para aquello que no esté en mi plataforma. Lo mismo va a ocurrir con los cómics y los libros.

Serán un éxito cuando se consigan aunar algunos buenos catálogos.

Pensáis que es difícil. Lo es. Pero no es imposible. Mirad Spotify. Un mundo hipercompetitivo como el de la música y se ha creado una inmensa plataforma con millones de canciones, incluidas novedades. A ella le siguen otras, con una oferta similar, pero todas ellas con variedad de sellos, artistas y estilos. Si ha sido posible en un mundo con miles de sellos, productoras, artistas independientes, y en innumerables países a la vez, ampliando la oferta con canciones de artistas locales.

Y eso ha sido porque se ha convertido en la siguiente etapa de la evolución empresarial. En un eslabón imprescindible de la cadena de distribución. Lo mismo deberá pasar en la industria editorial.

Llegará el día en que se creará un grupo fuerte, una plataforma tecnológica que supere a las demás, y en las que la gente se apuntará para ofrecer sus libros bajo el sistema de streaming.

No creo que sea Amazon, si no lo ha conseguido ya es porque no le interesa, su modelo de venta de libros perdería demasiado dinero si se hiciese una verdadera competencia. Será alguien nuevo, que no tenga nada que perder. Alguien que logrará ofrecer beneficios suficientes a la industria editorial como para que les compense la pérdida de parte de su actual negocio, y montará una propuesta global y diversa. Y espero que pase pronto, por el bien de nuestros bolsillos.