“Por los amigos ausentes, los amores perdidos, los viejos dioses y la estación de las nieblas, y que cada uno de nosoros dé al diablo su merecido”.