Quizás sea por el momento personal que estoy viviendo, quizás sea la edad, o que estoy condenado a recordar el pasado.

Pero hoy me siento un poco meláncólico, y me he puesto a recordar los buenos sitios roleros que se han perdido. Joyas en el desierto, cubiertas por la arena. O hundidas para siempre en el mar, a menos que algún arquólogo las rescate con el paso de los años.

Sin desmerecer las maravillas actuales, creo que nuestro mundillo sería mucho más rico si esas maravillas no se hubiesen perdido, y se hubiesen conservado en algún sitio, cuál museo.

The Freak Times fue quizás el más paradigmático de ellos, pero hubo otros, (no los diré, cada uno tiene los suyos) y otros muchos que van por el camino de unirse a la Biblioteca de webs olvidadas, y perdidas.

Un minuto de silencio por ellas.