Me dicen que hace tiempo no me selecionaron para un puesto de trabajo porque leyeron un libro de los que he escrito, y pensaron que estaba loco (supongo que sería por ser de fantasía o de ciencia-ficción).

Sólo para que conste. La cagaron.

La cagaron pero bien.

En mi carrera profesional he sido responsable administrativo y de logística, adjunto al director financiero (curioso, porque cuando se marchó hice yo sus funciones, pero nunca me preocupé del pedir el nombrecito), controller, responsable de contabilidad, y muchas cosas más. En departamentos financieros, contables y de administración de empresas de telefonía móvil, inmobiliarias, cadenas de moda, audiovisuales, etc.

Y siempre he asombrado a quienes me han contratado, he llegado a ganar una votación a la persona más trabajadora elegido por los compañeros. Eso, por no mencionar mi expediente académico y un coeficiente de inteligencia pelín alto.

Todo ello compaginado con numerosas labores fuera del curro, escribir libros, diseñar webs, colaborar con ONG´s, blogs, artículos de economía y política, etc.

No me gusta presumir, no lo hago ni en mi vida, ni en mi trabajo (y quizás por eso no me vaya mejor, y ojo, no me puedo quejar), pero me ha tocado un poco los pies que me digan que porque en mis ratos libres escribo sobre fantasía, sueños y rol no me eligieron.

Espero que la próxima vez selecciones sin tantos prejuicios, porque os aseguro que la cagaron :-).

Anuncios