La casa de Don se convirtió naturalmente, en el centro de operaciones de un proceso que incluyó encargar 3.000 libros de reglas y hojas de referencia para incluirlos en 1.000 cajas, a cada una de las cuales tuvimos que pegar personalmente dos sellos y encartar o envolver las cajas de juego completas para enviarlas.

Todo se desarrolló a un ritmo que complacía  los interesados. En Octubre de aquel año encargamos 2.000 juegos más, que llegarían en noviembre, justo después de que los fondos para la edición inicial se hubiera agotado. La demanda se estaba incrementando al ritmo que habíamos anticipado.

Trágicamente, en enero de 1975, justo cuando las cosas empezaban a marchar como queríamos, Don Kayne sufrió un ataque al corazón y murió. Su mujer, que no sentía demasiada inclinación hcia los juegos, yel trabajo de una compañía de juegos, nos pidió que le compráramos su parte de la empresa. Trasladamos el stock al sótano de mi casa mientras nos preguntábamos cómo nos las areglaríamos para la recompra.

Hicimos inventario para evaluar el verdadero valor de mercado de Tactical Studies Rules en aquel momento. Brian Blume dijo que su padre nos presatría el dinero necesario para la recompra. En abril de 1975, la mujer de Don aceptó nuestra oferta, adquirimos todos los derechos, activos y reponsabilidades de su marido y en mayo de aquel mismo año, TSR Hobbies fue registrada como corporación en Wisconsin.

Naturalmente, seguíamos operando desde el garaje de mi casa. En mayo se agotaron las 2.000 cajas de D&D que teníamos en existencia. Heritage Models, (Dallas, Texas), a la sazón, uno de nuestros distribuidores, se había ofrecido a financiar una edición de 3.000 copias a cambio de 300 ejemplares extra que ellos se quedarían y venderían por su cuenta.

Esta oferta fue aceptada gustosamente. Todavía nos recuerdo trasladando las cajas de cartón que contenían los 9.000 libros de reglas y las hojas de referencia desde el camión de envíos hasta mi sótano en una soleada tarde de mayo. Esta vez, el montaje de los juegos de D&D fue mucho más sencillo, porque las hojas de referencia venían cotejadas y plegadas y yo había dado con un distribuidor local que nos podía proporcionar cubiertas impresas para los juegos.

Así fue como nació la “caja blanca” de D&D. Una imprenta de Beloit, Wisconsin, se puso en contacto con nosotros en el verano de 1975 y, a partir de entonces, Pacth Pres se encargó de todo el trabajo. La siguiente impresión de D&D, 5.000 ejemplares, salió a la venta en Agosto. Para Octubre ya se había agotado.