Yo lo que me pregunto, es qué hace la Iglesia Católica preguntándose y preocupándose por temas tan prosaicos como la clonación y las células madre, y dejando de lado la existencia del Colisionador de Partículas.

Un instrumento que puede borrar toda la creación por un simple error.