Las Torres del Silencio son un colosal complejo de edificios de muchos kilómetros de altura.

En ellos, suelen vivir los más excéntricos y solitarios hombres y mujeres, que dejan el mundo material para sumergirse en sus propios paraísos autocomprados.

Mansiones señoriales, apartamentos biblioteca, piscinas al aire libre, o cubiertas, son algunos de los caprichos que las Torres dan a quienes pueden pagarse esa vida de retiro.

La nanotecnología permite que cada deseo mínimamente sugerido se convierta en realidad, y los sirvientes preparados para satisfacer cualquier capricho de sus moradores son legión.

Las Torres son un lugar de ambientación gótica y señorial, melancólico, en el que rara vez algo turba la paz de sus habitantes, y sólo de  vez en cuando, algo rompe el silencio, y los placeres en los que se encuentran ensimismados.

Un asesinato esporádico, un altercado con algún extraño visitante, o un accidente con un aparato extraño, señal de que el mundo del exterior a veces penetra en este retiro idílico, de la mano de los sueños, anhelos y encuentros de los inquilinos.

Anuncios