Es un tema controvertido, por cuanto hay tanto detractores como prescriptores sobre el uso de la tecnología en el mundo del rol.

Yo me encuentro entre los segundos.

Creo firmemente que para que el mundo del rol sobreviva no basta sólo con que los jugadores de siempre jueguen, sino que es necesaria una evolución para traer nuevos jugadores y creadores a nuestras filas.

Entendámonos, si sólo los jugadores de rol que juegan ahora siguen jugando, y nos los que jugamos cada mucho tiempo aumentamos nuestro número de partidas, no me cabe duda de que el rol sobrevivirá una buena temporada más.

Como afición, y como industria.

Quizás ese sea el objetivo que debamos lograr, pero yo lo veo de otra forma.

Nuestro objetivo debería ser expandir nuestra afición y adaptarla a los nuevos tiempo. No basta con jugar, aunque es imprescindible, desde luego.

De la misma forma que no le bastó al Imperio Cobra que todavía haya gente que lo juegue, o a los librojuegos que todavía haya gente que los lea, los busque o los siga amando.

Si no se adaptan, los juegos de rol irán perdiendo jugadores y quedarán reducidos a una minoría, como los que escuchan discos de vinilo.

Y es que las alternativas que llegan vienen pegando muy fuerte. Los videojuegos, entre los que hay una competencia directa con el rol, los MMORPG, considerados por algunos herederos de los juegos de rol. El cine de aventuras, ahora en 3D, los cómics, la literatura fantástica infantil en pleno apogeo.

No conozco a mucha gente joven que juegue al rol, la verdad, quizás porque he dejado de moverme físicamente por jornadas, encuentros y asociaciones, y me limito a una vida rolera digital, y a alguna partida cuando se puede.

Pero creo que no me equivoco si digo que hoy día es más fácil comprarse un videojuego que un manual de rol, o un juego de tablero o de cartas con unas reglas sencillas que en 10 minutos te permiten jugar que un juego que requiere días de lectura, aprendizaje y preparación sólo para empezar a jugar.

Sobre esto se ha discutido innumerables veces en la lista de correo de yahoogroups Esencia, así que no entraré a discutirlo y a reflexionar más sobre ello.

Quiero, eso sí, reivindicar el papel de la tecnología a la hora de hacer más accesibles y más atractivos los juegos de rol de siempre a nuevos jugadores, o a viejos jugadores retirados.

Me decía un buen amigo el otro día en dicha lista que la imaginación es parte de los juegos de rol, y hay que saber imaginarse las escenas de la misma forma que un espectador y un actor se meten en una obra de teatro, y estoy de acuerdo que siempre ha sido así.

Pero hoy en día es muy compliado competir con todos los medios audiovisuales que se despliegan frente a los potenciales jugadores, de hecho, creo que no deberíamos hacerlo, sino aprovechar esas tecnologías.

Porque los tiempos cambian, y los jugadores de antes no son iguales que los potenciales jugadores de ahora, ni están acostumbrados a la misma forma de entretenerse, ni a las mismas tecnologías de ocio.

El rol sobrevivirá porque jugadores, editores, blogueros y creadores lo mantendremos vivo, pase lo que pase.

Pero quizás la clave estará ahí, en la diferencia entre sobrevivir y vivir.

 

 

Anuncios