Etiquetas

, ,

Ya os he comentado que después de la decepción de Invasión Secreta, Reinado Oscuro se había convertido en mi propia pesadilla sobre el Universo Marvel.

Jamás creí que dejaría de leer cómics como los Vengadores, pero Bendis, Quesada y los suyos lo han conseguido.

Ver a los malos del Universo Marvel dirigiendo el cotarro, por mucho morbo que pueda darles a algunos, mientras los buenos se esconden, o mueren, o huyen, es una de las cosas por las que no estoy dispuesto a pasar.

Y es que lo siento, por mucho que luego anuncien una edad heórica supernueva de la muerte, creo que ni es el momento ni es la forma de hacerlo.

Así que me reitero, Reinado Oscuro es una metedura de pata, y el único rasero por el que mediré su éxito será el dinero que recaude para las arcas de Marvel. No le confiero más valor ahora mismo.

Quizás cuando toda esta saga termine, podamos leernos los tomos que saquen de un tirón, y encadenar con esa supuesta nueva era heróica, y encontrarle algo de gusto. Pero siempre me quedará el resquemor de que esto que han hecho podrían haberlo hecho también en un What if…o en el Universo Ultimate.

Supongo que les pareció más interesante joderlo todo en el Universo de siempre.

Pero de entre tanta ceniza y tanta historia mal hilvanada (y si no, que me expliquen como Osborn puede ganarse la confianza de nadie, o como Tony Stark el mayor genio empresarial del mundo Marvel ha vuelto a perder su empresa sin botellas de por medio, de la noche a la mañana), entre tanta cosa medio hecha, decía, surge algo bueno, y ese algo son los Guerreros Secretos (de Bendis y Jonathan Hickman).

Una historia de espías, una historia de organizaciones secretas, de conspiraciones gigantescas que van más allá de lo que jamás ninguno de sus protagonistas imaginaba.

En Guerreros Secretos asistimos a un baile bien ejecutado en el que los protagonistas no son ni los renombrados guerreros, ni Nick Furia, ni SHIELD, sino las relaciones de poder y las conspiraciones que se van desvelando y desarrollando a medida que los personajes se van dando cuenta que ni unos ni otros son tan débiles como creían.

En Guerreros Secretos asistieremos a un baile ajedrecístico entre Furia e HYDRA, con toda su cohorte de seguidores, agentes, planes, recursos, aliados y enemigos. El vencedor de este juego decidirá los parámetros por los que se regirá la nueva política en el Universo Marvel cuando esta tontería de Reinado Oscuro termine.

 

Anuncios