Es difícil alcanzar la excelencia. He leído críticas que achacan la misma a autores como Moore o Gaiman, pero desde luego, a priori nadie diría que Warren Ellis estarían entre los candidatos a este galardón.

Sus obras son demasiado gamberras, realistas a la vez que colosales…quizás sea esa virtud de convertir obras de ficción como las de superhéroes en relatos extraños, realistas, apegados al mundo en que vivimos, sea cual sea el transfondo o sean quienes sean sus protagonistas.

Hoy toca hablar de Black Summer.

Black Summer es la historia de siete antiguos héroes que cayeron en desgracia cuando la tragedia les golpeó y les obligó a separarse.

Reunidos por una meta común, liberar su ciudad y los Estados Unidos de la opresión de narcotraficantes y de los ejércitos privados que defendían los intereses de las corporaciones y políticos, estos Seven Guns lograron grandes cosas hasta qaue la muerte golpeó a uno de sus miembros y lisió a otro. El grupo se separó.

Hoy, el más poderoso de ellos, y el único en activo, decide matar al presidente de los USA y a sus consejeros por los crímenes contra el pueblo americano. Y aquí comienza la historia. Con una América descabezada donde comienza una persecución a los antiguos héroes que aparecen como grandes incomprendidos, quienes se defienden con sus fascinantes poderes de los embates del gobienro y divididos en sus intenciones, al tiempo que luchan con un fantasma de su pasado.

Los alucinantes implantes convierten a cada uno de estos Guns en auténticos ejércitos con habilidades mortales y únicas. La verdad es que tras más de 25 años leyendo cómics de superhéroes, es complicado que un superpoder llegue a sorprenderme, pero Ellis (y el fantástico dibujante español Juan Jose Ryp) han creado una categoría de superhérores que lo consigue.

Los “ojos” de John Orus, el cerebro de Tom y el resto de los poderes de los guns logran dar esa sensación de novedad y realismo que hace que volvamos a sentir esa sensación de descubrimiento que los viejos lectores hemos perdido.

El resto de la trama es muy del estilo de Ellis…una lección política enmascarada de cómic  y mezclada con un apabullante sentimiento de majestuosidad.

 

Anuncios