La noticia de que el número 1 de Superman (el yá mítico Action Comics nº 1) se ha vendido por un millón de dólares a comienzos de esta semana se ha quedado obsoleta frente a la nueva subasta de un cómic de Batman que ha superado en 75.000 dólares esta cifra.

Según algunos periódicos esto es síntoma de una explosión del mundo del cómic, según los expertos, es sólo un mero ejemplo de búsqueda de inversiones alternativas a las devaluadas bolsas y materias primas.

El arte y las antigüedades (y si van unidas mucho mejor) es una inversión que, en tiempos de crisis, supone una apuesta por artículos cuyo valor se ha incrementado con el tiempo.

Esta noticia no tiene nad que ver con el mercado del cómic actual, ni supone que se vayan a disparar las ventas, pero si que es un orgullo para el mundo del comic que haya expertos que consideren los primeros pasos de la industria como parte de un arte, y le otorguen un valor de antigüedad que pone el cómic al nivel de otros mercados como la pintura, las tallas, los muebles antiguos y tantas y tantas otras obras y productos que adornan los catálogos de casas de subastas y los anticuarios.

¿Pasará lo mismo con el mundo del rol y la primera edición del D&D? Quizás dentro de 30 años.

 

Anuncios