Etiquetas

,

Poco se ha hablado de la infraoscuridad del mundo de Athas.

Ante la majestuosidad de sus desiertos, y el poder crudo de sus mares de arena, las cavernas bajo el mundo han sido dejadas de lado por los exploradores con bastante más frecuencia que en otras regiones del multiverso.

Sin embargo, bajo als ardientes arenas existen lugares míticos, donde las maravillas de Athas se multiplican, y donde el poder del desierto se debilita, o crece.

Uno de esos lugares son Las Legendarias Cavernas Subterráneas de Arena Negra de Atharasia.

Descritas en textos de ciudades lejanas, que datan de cientos años de antigüedad, las Crónicas de las Arenas Negras, como así se llaman los volúmenes escritos por la compañía de aventureros que, dicen, localizó este lugar, hablan de una serie de cuevas y cavernas de gran tamaño.

En ellas, enormes estructuras minerales de sal, brillante cuarzo resplandeciente, pirita y gemas semipreciosas se elevan cientos de metros hacia el techo, o se hunden en simas sin fin, perdiéndose en la oscuridad.

La luz que estos minerales de increíble belleza reflejan de las plantas luminiscentes apenas sirve para dar al viajero un vistazo a su majestuosidad y grandeza, y no es hasta que alguna luz fortuita es encendida que todo el conjunto se ilumina, que los aventureros toman conciencia de ellas.

Animales extraños viven allí, y tribus salvajes e ignotas cazan entre sus estructuras de roca y lava. todo el suelo parece cubierto por dunas de arena negra, quizás de origen volcánico, mientras que en algunos puntos, caen del techo cascadas de arena del desierto que se mezclan con ellas, creando un maravilloso paisaje fractal.

Las arenas negras parecen venir del subsuelo, pues de cuando en cuando, geiseres de arena escupen una poderosa carga de ellas, matando a todo imprudente ser vivo que esté cerca para respirarlas.

Las Cavernas Subterráneas de Arena Negra de Atharasia son un lugar de muerte y maravillas, un mundo perdido dentro de un mundo desolado, en el que los aventureros afamados pueden morir por alguno de los extraños peligros contra los que no están preparados.

Anuncios