La popular canción de Simon & Garfunkel, que a mí me descubrió la película Watchmen, en su versión gregoriana.

No me digaís que para ambientar partidas no pone los pelos de punta.

 

Anuncios