Vale, es un titular un tanto dramático, pero después de ver lo que hacen algunos periódicos por llamar la atención creo que he sido muhco más comedido que los “profesionales”.

Y es que ahora, cuando salgo los domingos a dar un paseo, o a tomar algo, siento que el munod que conocía se está viniendo abajo.

La partida del rol del fin de semana es algo que dejé muy atrás, junto con otras tradiciones que no sé si podré volver a recuperar.

Una de ellas era comprar tebeos los domingos.

Y es que ahora, entre que los quioscos casi han desaparecido de mi ciudad, que ya no abren los domingos por la tarde, y que los tebeos han desaparecido a su vez de los pocos que quedan, esta vieja tradición se ha tornado labor imposible.

Creo que hasta que las editoriales de tebeos no retomen la calle, el cómic en España languidecerá y quedará recluido al pequeño reducto que es en comparación a lo que fue. Un baluarte de tiendas de cómics cada vez más acosadas, y de tomos pensados para sacar la pasta de los aficionados.

Supongo que los tiempos cambian. Pero no siempre a mejor.

Anuncios