Los gigantes del valle

Raza de gigantes menuda, sólo un poco mayores que los gigantes de piedra o de bosque, que habita en valles solitarios y riberas de río.

Su aspecto, más similar a las razas humanoides como hombres y elfos que el de otras razas de gigantes. Su piel de tonalidades ligeramente verdosas les permite confundirse en las praderas y bosques que pueblan sus hábitats.

Habitan en poblados casi familiares, y sólo las hembras jóvenes se alejan de estos núcleos para buscar otros poblados en los que encontrar una pareja con la que tener descendencia.

Sin embargo, en cuanto la hembra gigante siente que está embarazada, abandona su poblado adoptivo una noche y regresa a su hogar, donde dará a luz y criará a su descendencia.

De esta forma, los gigantes macho disponen de más tiempo para acudir a las frecuentes guerras contra otras especies de gigantes.

Es habitual, así mismo, que en los poblados de esta raza de gigantes cohabiten diferentes seres con estatus que van desde meras mascotas a embajadores de pueblos de otras razas con intereses afines.

En especial, es conocida su estrecha relación con los devoramentes del bosque, una rama exiliada hace milenios de los devoradores de cerebros que odian a los elfos y habitan en profundos bosques llenos de bruma y niebla en los valles.

Sus relaciones son bien conocidas, y mutuamente beneficiosas, y no es infrecuente ver las partidas de guerra de los gigantes del valle acompañadas por uno de estos singulares devoradores de mentes.

Tácticas de combate:

Su táctica preferida para el combate es realizar emboscadas entre la masa forestal. Los bosques de árboles viejos y frondosos suponen una cobertura excelente para seres de su tamaño que les proporcionan una ventaja táctica que unen a su tamaño y a la fiereza de sus partidas de guerra, que suelen ir acompañadas de sus terriblemente famosos mastines de guerra.

Anuncios