Una idea para un escenario de campaña que quizás podáis usar con algún reglamento genérico.

Se trata de idear un continente con un inmenso mar interior de forma circular, y cuyo territorio se extiende hacia afuera hasta perderse en terrenos baldíos e inexplorados.

Por toda la costa del mar interior surgen fabulosos reinos y ciudades, y en su interior de dispersan numerosas islas míticas, algunas ahora desiertas, otros hogar de civilizaciones legendarias.

Las diferentes civilizaciones surgen en el interior conocido del continente, comerciando por mar, o en rutas a lo largo de la costa y en las proximidades del océano. el tamaño colosal de éste océano, lo convierte en un lugar propicio para aventuras y exploradores en busca de tesoros míticos. Mientras que el concepto de guerra entre ciudades adquiere una nueva dimensión cuando la única forma que tienen de llegar de forma fácil una a otra es el mar.

Yendo hacia el exterior, bosques oscuros y razas guerreras (orcos, bárbaros, elfos oscuros) y bestias terribles se mezclan con desiertos sin fin, montañas insalvables y lagos profundos donde diversas razas caníbales habitan, todo ello cada vez más caótico, desconocido y peligroso.

Nadie en la civilización sabe qué hay más allá, nadie que haya partido hacia el exterior ha vuelto para contar lo que ha descubierto, y rumores sin fundamento hablan de imperios oscuros, de reinos esclavistas, del hogar de los dioses, de montañas regidas por semidioses encarnados que han esclavizado razas enteras, o del fin del mundo.

Un escenario interesante, lleno de territorios inexplorados tanto en el exterior como en el interior del mar, con múltiples posibilidades de aventuras palaciegas, intrigas políticas, posibilidades para pícaros y bardos, torres que explorar, catacumbas que desenterrar y templos abandonados en el subsuelo de las ciudades o en los bosques oscuros a medio camino entre la civilización y lo desconocido.

Si os gusta, iré desarrollándolo poco a poco, ¿qué tal si empezamos dándole un nombre?

Anuncios