Etiquetas

El Capitán Swing y los piratas eléctricos de Isla Cenicienta es de esos cómics que tienes que comprarte.

No sólo por el excelente trabajo gráfico del cordobés Raulo Cáceres, ni únicamente por las ideas de Warren ellis (que no por repetidas dejan de tener su gracia),

Ellis situa la acción en el Londres previctoriano, 1830, e introduce sus ideas, basadas en romper un estancado modelo social imperante, en un contexto histórico nuevo.

Le hemos visto hacerlo en el presente con Iron Man Extremis, en los años recientes (con No Hero y Black Summer), en el futuro reciente (Doktor Sleepless), en el futuro lejano (Ocean), tras la Segunda Guerra Mundial (con Ministerio del Espacio) y en el pasado fantástico con Wulfskin (la más prescindible de estas obras).

Ahora le toca el torno a la victoria Inglaterra, donde Ellis despliega lo que ya empieza a ser un patrón reconocible.

Una sociedad oprimida por poderes fácticos, estancada, a la que llega un personaje, el Capitán Swing, o un grupo de personajes, los Piratas de la Isla cenicienta, con el fin de romper el orden establecido a base de nuevas invenciones de tecnología o de poderosas ideas.

Si te gustan las aventuras victorianas, si te apasionan las ideas destinadas a romper el orden establecido, si te maravilla el detallismo en cada ilustración, o el trasfóndo histórico de una aventura (la verdadera intrahistoria de los comics) El Capitán Swing y los piratas eléctricos de la Isla Cenicineta es tu cómic, no lo dudes.

Anuncios