Etiquetas

Recuerdo cuando, durante la creación de Image, todos los comiqueros andábamos como locos especulando con colecciones como Wildcats, Cyber Force, Spawn…

Yo, personalmente, me fijé en una colección que quizás no tuvo tanto bombo, al no ser un proyecto directo de los originales, pero cuya concepción me fascinó: Stromwatch.

Me compré en inglés, en la tienda de Leganés All Star, los primeros números de Brandon Choi, y me fascinó.

Me encantó, como a todos, el espectacular diseño, novedoso a más no poder por aquel entonces, el dibujo, y el impresionante color que sólo se había visto parecido en sagas como Thanos Quest.

Fue ese colorido (no sólo en las ilustraciones, también en las tramas) lo que me llamó la atención. Asaltos a Gamorra, warborgs, una policía mundial que operaba en una fortaleza en el espacio, donde además tenían prisioneros a los más peligrosos miembros del crimen mundial.

Unos personajes con poderes de siempre pero a la vez extraños y que, a pesar de llevar escasos números, tenían un pasado que les perseguía, la magia del cómic.

Y todo ello con guiones rápidos y ágiles.

Mis gustos han cambiado, pero todavía recuerdo con cariño los tiempos de los primeros pasos de Stormwatch.

Tal vez no tenían tanta testosterona como los Youngblood, ni tanto galmour como WildCats, ni eran tan siniestros y perturbadores como Spawn, pero fue una de mis dos series favoritas de los primeros pasos de Image.

¿La otra? Weetworks.

Pero de ésa os hablaré mañana.

Anuncios