Siguiendo la estela del anterior post voy a dejaros algunas ideas sobre cómo mezclar un apocalipsis zombie (o simplemente los zombies) con los cuentos de hadas clásicos y no tan clásicos.

1. La bella y el zombie

Cuando todo el mundo huye aterrorizado de los zombies, Bella conocerá a uno muy especial, Zumbi, quien con su gran corazón logrará gaaárse el corazón de la chica, a pesar del miedo y el rechazo que su relación despierta en el pueblo.

2. Blancanieves.

La bruja malvada, madrastra de Blancanieves, ha invocado una hora de zombies y amenaza con convertir a todo el reino en un lugar de muertos vivientes a su servicio.

Pero los ciudadanos se están organizando, y pretenden, siguiendo a Blancanieves, retomar el control del reino y expulsar las horas de muertos andantes de sus calles y pueblos.

Blancanieves, huyendo de su madrastra, depara en el bosque oscuro, perseguida por famélicas hordas. Pero allí, acorralada, encontrará una inesperada ayuda, los Siete Enanitos cazadores de zombies.

3. Pinocho

El mundo se muere, los zombies campan a sus anchas, y nadie está a salvo. Hombres y mujeres son devorados, o mueren de hambre en sus escondites.

Pero hay una pequeña comunidad que permanece a salvo, protegida, y alimentada por lo que el héroe de su comunidad, Pinocho, logra traer en sus salidas. El muñeco de madera escapa de los zombies, quienes no le prestan atención, pero…a medida que Pinocho se integra más y más en la comunidad y es aceptado por su padre Gepeto, más cerca está el día en el que se convertirá un niño.

Ese día ¿qué futuro les espera?

4. Hansel y Gretel.

Se han perdido, están asustados y hambrientos. Y les acecha una bruja malvada.

Lo que la bruja no sabe es que los niños entraron en el bosque y en su casita de chocolate y caramelo porque sus padres fueron devorados por zombies.

Y que les han mordido a ellos.

La bruja malvada va a encontrarse con una nueva defición del “enséñame la patita”.

5. Aladino y la lámpara maravillosa.

Bagdad está asediada, y las tropas del sultán apenas pueden contener las apariciones de zombies que explotan en todos los barrios de la ciudad.

Pronto, todos los muertos se alzarán de las arenas y la ciudad de los esplendores caerá.

La única esperanza del sultán es un joven ladrón desarrapado que deberá esquivar las hordas de zombis y encontrar la mítica lámpara maravillosa, si sobrevive a los muertos y a los 40 ladrones.

Anuncios