Uno de los motivos por los que nos apasiona el mundo de Black Hammer es porque nos permite desarrollar todas esas ideas que tenemos en la cabeza y que no es posible desarrollar para otros juegos, porque no encajarían en otros entornos.

Black Hammer es un mundo dotado de una atracción especial que cristaliza en las infinitas posibilidades que el aislamiento de sus ciudades abre ante nosotros.

Como sabréis, en Black Hammer tenemos un mundo azotado desde hace siglos por una plaga desconocida que mata a todo aquel que salga de las ciudades, excepto a una raza única, los dragómadas, quienes en su faceta de comerciantes han comenzado a conectar las ciudades que hasta hace relativamente poco han permanecido aisladas.

Es ese aislamiento el que ha derivado en desarrollos insospechados e increíbles.

Así, donde algunos ven limitadas opciones de juego y tramas urbanas, nosotros contemplamos la posibilidad de redefinir completamente el concepto de fantasía.

Por eso comenzamos a desarrollar diversos conceptos que creemos novedosos y que pueden interesar al jugador de rol o al lector medio.

La ciudad de Constructia, hogar de mecanos, constructos y forjados. Taniendra, con la amenaza tenumbral a sus puertas, Seesa, con sus sempiternas tramas y su delicado equilibrio, Círculo de Fuego, hogar de las magias tradicionales, que se enfrentan ahora al choque de recién llegados con poderes y magias tan extraños como los Magos Arbóreos, los Alquimistas Vitriales, los exploradores del Ecto, los Servidores de los Dioses Muertos y su magia clerical de las Nieblas Grises, y tantas otras derivaciones que han surgido al albor de la soledad y el aislamiento al que se han visto obligadas las ciudades de Black Hammer.

Numerosas clases de personaje como los Dioscuros, los Déveres, los exploradores del Ecto, los forjados de Piedra ilium y numerosas amenazas como los corruptos trolls de plaga, los simbiontes grises, las bestias alteradas por los dioses muertos, los tenumbrales y sus bestias sin rasgos, los demonios eferentes y los devoradores kaeremitas.

Imaginaos ahora que todos ellos, y numerosos más, han vivido aislados durante siglos, pero se ven ahora enfrentados al fin de su aislamiento, y las amenazas y las oportunidades surgen a las puertas de sus ciudades.

¿Os imagináis cómo será una guerra entre ciudades? ¿cómo algunos de los bandos perdedores se aliarán con seres desconocidos de otras ciudades para sobrevivir, o los pactos que harán los poderes de otra urbe para mantenerse en su lugar de privilegio?

Nosotros sí.

Por eso nos apasiona Black Hammer.

Anuncios