Etiquetas

,

“Telessar se escondió entre las rocas mientras observaba el cielo agitado. Las rocas del desierto no le salvarían durante mucho tiempo de ser capturado, pero le darían una oportunidad de pensar cómo eludir a esos malditos planeadores”

Los dirigibles Thri-kreen no son lo bastante rápidos ni maniobrables como para perseguir a pequeñas presas. como elemento sorpresa en el asalto de una ciudad los dirigibles llevan a sus insectoides ocupantes hasta más allá de las murallas de adobe y roca, pero no son muy efectivos para persecuciones.

Por ello, los Thri-kreen han ideado unos extraños aparatos planeadores, que asemejan las alas de una libélula, y con los que pueden despachar partidas de caza y observación en busca de caravanas o prisioneros.

Cabalgando sobre las corrientes de aire caliente, una o varias de estas máquinas pilotadas por los insectoides, pueden recorrer enormes distancias, lo que es muy útil para las flotas de dirigibles cuando se trata de crear perímetros de seguridad o de inspeccionar un área concreta palmo a palmo.

La espectacular visión de los Thri-kreen adaptada al desierto, su visión nocturna y su capacidad racial de avistar, así como su natural capacidad de trabajar de forma coordinada, convierten las razzias de planeadoras en un peligroso oponente para los aventureros del sol Oscuro.

Ideas de aventura

  • Conseguisteis escapar del dirigible, pero desde entonces no habéis parado de correr. Estáis cerca del poblado de un viejo amigo que os debe un favor, y puede protegeros, sin embargo, no está tan claro que consigáis llegar a él.
  • Un mensajero Thri-kreen se ha perdido en territorio hostil. su planeador debe haber sido atacado por rivales o alguna de las bestias voladoras del desierto. Los insectoides han contratado a los personajes para localizarle a él y a su carga. Pero ¿qué ocurrirá si descubren que en realidad se trata de un traidor y el artefacto que portaba ha atraído la atención de uno de los reyes hechiceros?
  • Cazar a un Gliptodonte de Atharasia fugado no es algo que los Thri-kreen puedan dejar pasar. El precio de una de estas bestias de guerra podría comprar un oasis en medio del desierto, literalmente. Los jugadores, como aliados de un pirata Thri-kreen al mando de una flota, deberán usar los planeadores para localizar al gliptodonte, y guiar a la flota hasta él. ¡Antes de que alguna bestia del cielo les vea y decida que ha llegado la hora de comer!

 

Anuncios