Siempre me ha fascinado la idea de mezclar universos de rol y crear partidas únicas y originales.

Creo que el potencial para sorprender a los jugadores con esta técnica es enorme, y apenas ha sido explotado en la tradición rolera hispana.

Imaginemos un grupo de jugadores avezados, con personajes aún más avezados, que han explorado a lo largo y ancho su mundo, viendo lo que tenían que ver, y logrando todas las hazañas que tenían que lograr.

Las alternativas tradicionales son claras, partidas aún más épicas que requieren una mayo preparación y un arte por parte del master y los jugadores que no todos conseguimos, o pasar a otro juego, o cambiar radicalmente el mundo al que están acostumbrados los personajes.

Pero…¿y sí…?

¿Y si en lugar de eso adaptásemos otros juegos para mezclarlos con nuestras partidas?

Imaginaos. Una partida de jugadores del juego 1808 se pierde en un bosque de las sierras de España, y los personajes llegan, perseguidos por una brigada de tropas francesas, a un valle perdido donde les espera un poblado anclado en el pasado, aislado del resto del mundo, que vive todavía en el medievo, y en cuyos alrededores moran criaturas mágicas…¡de Aquelarre!

O por ejemplo, llevar “Líbido simulación vital” al universo de Ánima, el juego de rol, o realizar un remix de la película de Beowulf con Yggdrassil, en las que las reglas de la erótica tengan mucho que decir sobre el destino de los personajes.

No es fácil, ¿verdad? pero las posibilidades se multiplican si pensamos en ello. Seguro que se os están ocurriendo docenas de ideas mientras leéis estas líneas.

Es posible que en el mundo rolero actual ésta no vaya a ser una tendencia que triunfe a nivel comercial entre las grandes potencias del rol mundial, pero, ¿y en España?

Somos un mercado lo suficientemente reducido y conocido como para que los acuerdos entre editoriales den a luz una amalgama de pequeños e interesantes productos que multipliquen las posibilidades de juegos, nuevos o clásicos.

Los nuevos universos se verán reforzados por su unión con los sempiternos juegos de siempre, y éstos, verán revitalizada su esencia con nuevas ideas y posibilidades de la mano de los recién llegados.

Quizás sea sólo una idea irrealizable, como muchas veces me decís, pero sería bonito que pudiese hacerse.

Que pudiese jugar a Aquelarre en la época actual, o que pudiese llevar mi grupo de juego de SHI a Pangea, o encontrar un camino para que Rol Nbegro y Fragmentos se encontrasen.

Sería fascinante.

Anuncios