No me ha gustado, ya os lo digo de entrada, por si alguien quiere ahorrarse el trabajo de leer esto y los spoilers.

Quien avisa no es traidor.

Y es que la película hace aguas por muchos sitios, en mi opinión.

No, no es que sea aburrida, ni sea mala, pero a estas alturas uno ya diría que Hollywood debería haber aprendido algo del mundo del cómic y haber conseguido que las segundas y terceras partes no fuesen peores que las primeras.

La película en si se deja ver, pero pagar 20 euros para ir con mi mujer a verla creo que me da derecho a poder decir algo más que la he podido ver sin vomitar.

La película no tienen ningún momento glorioso para los fans de Iron Man. No, ver al que se suponía que iba a ser el Mandarín salir del baño como si fuese una vieja estrella del rock venida a menos no lo es. Tampoco la confusa pelea de docenas de armaduras dirigidas por Jarvis contra un ejército de soldados potenciados con extremis, ni ver a Pepper convertida en una ninja-extremis que machaca al malo salvando el culo de Tony, ni ver a éste convertido en un adlater superespíainventor de un niño cuyo único superpoder es ser pesado cuando intenta parecer mono.

No recuerdo una sola escena que merezca la pena pasar al podium de escenas memorables de las pelis de superhéroes.

No, tampoco el rescate de los pasajeros del avión electrificando el cuerpo de cada uno de ellos para que se conviertan en imanes, qué gran genialidad, ni el hundimiento de la casa (desperdicio de efectos especiales), ni la traición y estúpida muerte de Maya Hansen, uno de los personajes más desaprovechados del universo Iron Man en los cómics y el cine, ni las payasadas sin gracias de un Tony Stark que bien podría haberse escapado de la película de Chaplin.

Tampoco me parece gran cosa la escena de después de los créditos, por favor, no merece la pena ni comentarla aquí.

Así que no, Marvel no ha estado a la altura, ni en el cine, ni fuera de las pantallas, con una campaña de marketing y de Merchandising que no ha sabido aprovechar en nada el éxito de la película de los Vengadores.

Coger el inmenso legado que quedaba tras ésta, y hacer esto, es para hacérselo mirar como productor y como director.

Así que ya sabéis, si lo que queréis es ir al cine a ver algunas tortas, gracietas estúpidas, algunos efectos y una aventura medio decente (pero nada más)…o si sólo vais a ver a Robert Downey Jr, como mi mujer, pues nada, que os aproveche.

Al menos, vosotros ya estáis advertidos, que es algo que nadie tuvo la decencia de hacer conmigo.

Anuncios