Los bersekers es una ayuda para cualquier juego de rol de zombies.

Los Bersekers no son un grupo, sino la forma de denominar a un conjunto de personas que sufren el más desgraciado sino. Han sido mordidas por los zombies.

Esta sentencia de muerte suele ser afrontada de las más diversas formas, desesperación, suicidio, ira o negación. Todas terminan de la misma manera. Con la muerte, de una forma u otra.

Sin embargo, una tendencia ha surgido en determinados sectores de los supervivientes a la pandemia.

Lejos de dejarse morir o de suicidarse, los llamados bersekers deciden terminar su vida matando. Matando a sus asesinos.

Aquellos que deciden el camino del berseker, están decididos a emplear sus últimas horas de vida en cazar a los cazadores. Armados con armas blancas (las de fuego suelen ser demasiado valiosas y se reservan para los vivos), se introducen en territorio zombi y cazan a los muertos tratando de causar el mayor daño posible a sus poblaciones.

Los motivos para tomar ese camino son muy variados, y van desde la venganza, el odio, el sentido de comunidad, o simplemente tratar de ser útiles a quienes dejan atrás limpiando unos cuantos enemigos.

Aunque parezca una medida desesperada, y lo es, los bersekers han ayudado a reducir sensiblemente la población de mordedores en aquellas zonas en las que esta “moda” se ha extendido. Cada berseker, libre de su instinto de supervivencia a largo plazo, puede terminar, en pocas horas y si es inteligente, con docenas e incluso cientos de zombies.

El más famoso de ellos fue el de Dillon Musk, quien usó un arma de fuego para atraer cientos de zombies hasta un rascacielos. Allí, se colgó del asta de una bandera mientras los zombis caían un otras otro desde la azotea tratando de agarrarlo.

Las hordas de criaturas siguieron llegando tras el rastro de sus desafortunados compañeros, apretándose en las escaleras de subida por docenas, y cayendo al vacío a cientos.

La matanza sólo terminó cuando Dillon sintió que moría y se arrojó al vacío para evitar convertirse en lo que más odiaba.

Anuncios