No sé cómo expresar al profunda pena que me provoca la muerte del más grande escritor de ciencia ficción de nuestro tiempo.

Ian Banks, Ian M. Banks para sus lectores más fantásticos murió ayer de un cáncer agresivo e imparable.

Su personalidad hizo que quienes le conocían hablen de él como una gran persona, sus ideas política abrieron el camino a lo que yo llamo Neo Anarquía (podéis leer más sobre ella en mi blog Diseñando la Singularidad), sus novelas de ficción le delataron como un gran escritor contemporáneo, y sus obras de ciencia ficción renovaron el género, devolviendo la ilusión a quienes creíamos que ya estaba todo escrito e inventado en el género.

Sí, tal vez Ian Banks muriese ayer, pero su obra permanece. Y permanecerá para siempre, eterna, como él, en el imaginario de nuestra civilización.

Será recordado como uno de los grandes héroes que abrieron el camino del futuro, y ensalzado por ello.

Sus fans nos encargaremos de ello.

Descanse en paz, pues realmente no se ha ido, sino que ha sublimado.

Anuncios