No me gusta Tom Clancy, vaya por delante para que no penséis que soy un fanático de los libros de operaciones especiales y militares, y que os recomendaría cualquier cosa.

De hecho, de este autor Estadounidense, sólo recomendaría dos obras, la citada Tormenta Roja y El Oso y el dragón.

El resto, se las dejaría a gent interesada en este tipo de literatura, pues creo que en muchas ocasones peca de inexactitud y no se acerca realmente a los problemas sobre los que escribe…como el libro “Equilibrio de poder”, ambientado en España y que plantea pésimamente el tema del terrorismo de ETA.

Siempre he dicho que para poder escibir de algo hay que vivirlo, por eso escribo ciencia-ficción y fantasía, porque nadie podrá decirme que no sé de lo que hablo, y el día que escriba algo “serio”, como dice mi madre, lo haré basándome en mis experiencias personales.

Dejando de lado este tipo de disquisiciones y pajas mentales, me gustaría recomendar un libro de Tom Clancy, “Tormenta Roja”.

Escrito en 1986 con la Guerría Fría todavía vigente, y publicado en 1988 por Plaza & Janés en España, Tormenta Roja nos plantea un inpresionante ejercicio imaginativo, llevándonos a una especie de Ucronía que se plantea cómo sería una guerra mundial entre las dos potencias dominantes de la época, El Pacto de Varsovia y la OTAN.

Un terrible atenado terrorista en una refinería de petrólelo obliga a la URSS a buscar suministros alternativos para pasar el invierno.

Para ello, pone sus ojos en Oriente Medio y en las entonces aparentemete inagotables reservas del Golfo Pérsico.

Para hacerse con ellas, sin embargo, debe superar el obstáculo que representa la OTAN, sin desencadenar una guerra nuclear.

Siguiendo este planteamiento, sus líderes plantean una estrategia con la que intentan dividir a la OTAN, invadir Alemania y dividir a los aliados para, a cambio de la paz, poder disponer a su antojo del Golfo.

Las estrategias de unos y otros se ponen en jugo sobre el tapiz de una Europa separada por el Telón de Acero todavía, y Clancy despliegua toda una guerra convencional en todas sus facetas de forma magistral.

La invasión de Islandia, la guerra submarina y antisubmarina, la sorpresa de la OTAN con sus aviones invisibles destruyendo la cacareada superioridad aérea soviética en una serie de ataques sorpresa increíblemente bien narrados, la guerra de información, los satélites espaciales, y sobre todo, la espeluznante guerra de carros de combate en tierra, todos ellos combinados en una acción trepidante y bien llevada.

El autor deja ver en toda la obra su pasión por lo militar, hasta el punto de despreciar en ella a los políticos profesionales frente a los militres de carrera, poniendo las capacidades y objetivos de unos y otros enfrentados y con un claro vencedor.

Mientras que los políticos conducen el mundo a la destrucción, los militares tratan de cumplir con su deber manteniendo el mundo a salvo, en ambos bandos.

Un libro fácil de leer si te interesa el tema, pues está lleno de terminología militar, pero tampoco requiere de grandes esfuerzos si no estás muy versado/a en el mundillo.

Tormenta Roja es todo un tapiz extenso y variado donde se despliega una hipotética Tercera Guerra Mundial, llena de batallas, combates y fintas. Un libro excelente que cuenta una historia excelente.

Anuncios