Una de las preguntas que me atormentan, y lo digo muy en serio, es si el mundo del rol habrá tocado ya techo en cuanto a lo que se refiere a la creación de ambientaciones novedosas.

Por supuesto que quedan muchas cosas por crear y adaptar. Miles de novelas, series, etc. que pueden llevarse a ambientaciones de rol creando experiencias de juego fantásticas. Pero no deja de rondarme la duda de si habremos tocado techo o estaremos a punto de hacerlo.

Soy un apasionado de la ambientación de los juegos. Creo que un libro de reglas sin una ambientación medio decente que lo respalde no es para mí, y me preocupa que piueda estar quedándome sin material para el futuro.

En mi búsqueda de mundos interesantes desarrollamos el Ichar, el Black Hammer, y esbozamos Etheria y Covenant. También planteamos universos como el de Infinity Dungeon, o Linesia. Sin embargo, no dejan de ser vueltas de tuerca a conceptos ya desarrollados. Un dungeon infinito, fantasía heróica, Ichar, una raza de criaturas superpoderosas que surgen para reconquistar su mundo, fantasía en el presente, con pizcas de terror y ciencia ficción. Etheria, Dragones contra dinosaurios, vale, ese quizás sea más extraño, pero no deja de ser alta fantasía.

Y lo mismo con todos los demás juegos que se publican, que me perdonen si no es así. Desde Walkure y Aventuras en la Marca del Este, hasta Aquelarre, Ánima, Pathfinder, y las adaptaciones de novelas, cómics y series. Y lo mismo sucede en el caso del extranjero. Sí, hay juegos originales como Mindjammer, pero no deja de ser un Eclipse Phase llevado al futuro, que a su vez no deja de ser una ambientación ciberpunk con tintes de Singularidad. O Numenera, un juego que he comprado pensando que me iba a sorprender y no lo ha hecho.

O las infinitas variaciones de los Mitos de Cthulhu, o del Steampunk, o de los Apocalipsis zombies.

Tal vez, sea algo pesimista, seguro que salen nuevas ambientaciones que nos sorprendan, pero no puedo parar de pensar que, quizás, los fondos originales para partidas hayan comenzado a agotarse.

El tiempo lo dirá.

Anuncios