El Mercado, uno de los mayores nexos comerciales del mundo Infinity Dungeon, se encuentra situado en el reino de Eldrathyr. Una vasta extensión de enormes cavernas, que incluye un mar interior y varios ríos subterráneos, Eldrathyr es una de las zonas civilizadas más conocidas y tranquilas.

A ello ha ayudado sin duda la práctica ausencia de vecinos hostiles, así como una gran cantidad de recursos naturales que han sido explotados durante siglos por una coalición de enanos y humanos.

Los líquenes luminiscentes que crecen en los techos de las cavernas también han ofrecido la oportunidad de que ambas razas puedan llevar adelante la construcción de una civilización alejada de la oscuridad casi sempiterna de Infinity Dungeon.

Mucha gente menosprecia la importancia de este recurso en el ascenso y caída de imperios. Legendario es el derrumbamiento de El Thorcambidge, el perdido imperio bárbaro que debido a una plaga de parásitos que acabó con los líquenes luminiscentes de su hogar tuvo que convertirse en nómada y supone una de las amenazas más terribles del mundo de Infinity Dungeon.

Lejos de 3estos peligros el reino de Eldrathyr ha prosperado en riqueza, gracias a sus minas y al comercio.

Varias rutas seguras y bien defendidas son transitadas “día y noche” por caravanas que traen los productos más exóticos al reino, para vender, comprar o intercambiar.

Especias de Nubla, esclavos sin mente de Atary, carcomos de los Bosques de Piedra, joyas élficas, frutas lechosas, luz de Amaltir…la variedad de productos es infinita.

Especialmente importantes son las llamadas, Tres Ferias. Elthana, Acantil y Mordeliera, en honor a las tres variedades de líquenes nacidos de las tres diosas de los Eldrathyr.

Cada cierto tiempo, tres veces cada ciclo, o año, Eldrathiano, el Mercado se prepara para la llegada de los mejores y mayores artesanos, comerciantes, buhoneros, juglares y magos de Infinity Dungeon.

El evento es tan importante, que numerosos reinos vecinos, fortalezas religiosas y hasta lejanos condados, envían representantes al evento.

Estos festejos son acontecimientos de tal calibre, que no están exentos de intrigas, y quizás una de las mercancías más valiosas y comunes con las que se trafica es la información.

Hogar de partida de rumores, muchas grandes y épicas expediciones han partido de las Tres Ferias.

Podría ser un buen punto de partida para tus aventureros.

Anuncios