Los Istharym, quizás los más admirados representantes de las razas draconianas (sólo superados en admiración del Pueblo por los dragones mayores).

También llamados los Dragones del Cielo, o los dragones ave, estas hermosas criaturas draconianas poseen una apariencia que se asemeja en cierta forma a las aves.

Sus pieles están recubiertas de hermosas pero resistentes plumas, y sus cuerpos poseen una gracilidad innata y un aspecto estilizado y casi liviano, a pesar de que su tamaño no suele desmerecer el de otras especies draconianas menos “elegantes”. Suelen ser ágiles guerreros que en batalla hipnotizan tanto a sus rivales como a sus aliados, con su danza de muerte, lloviendo desde el cielo y culebreando entre los pesados saurios, y llevando la muerte en el filo de sus delicadas espadas.

Al igual que todas las razas de dragón medianas y superiores, pueden cambiar de forma, adoptando su apariencia dragonil, o la semihumanoide que utilizan en círculos más civilizados. Es esta segunda naturaleza la que suele llamar más la atención del resto de razas. Cuando adoptan su forma humanoide, con tamaños que varían en función de la edad y la especie, los Istharym aparentan ser gráciles seres humanoides de una hermosura ultraterrenea. Sus plumajes naturales les acompañan en esta forma, adornando sus cabezas, hombros y brazos, o adoptando la forma de hermosos ornamentos plumíferos como capas níveas, mantos reales o túnicas nocturnas.

Suelen utilizar magia bárdica y heráldica, así como sus capacidades psiónicas y habilidades secretas como sus dotes seductoras, que muchos tachan de mágicas, pero también emplean runas para bendecir sus armas y sus armaduras, y no desprecian la ayuda de lo arcano para conseguir sus fines.

Quizás uno de los más populares miembros de esta variedad de dragones dentro de la Sociedad Draconil sea Illiria Glauria. Miembro de la nobleza de los Istharym, pertenece a los Dragones Cisne, hermosas criaturas de alta magia y plumaje níveo e inmaculado, sólo superados en linaje de nacimiento por los Dragones del Cielo del Arco Iris. A pesar de su alcurnia, y de que si lo hubiese deseado Illiria hubiese tenido la más placentera de las vidas en las Cortes Dragoniles,Illiria se ha convertido en una feroz y sutil guerrera, que acompaña a su amado Avastar en las diversas campañas contra los saurios.

Esto, junto con su intrincada belleza, no ha hecho sino forjar a su alrededor una leyenda como protectora de las razas draconianas, y su fama es usada por las Clases Altas para someter al pueblo con canciones y leyendas, y usándola como ejemplo para acallar el descontento entre quienes piensan que las clases bajas y medias no son sino carne de cañón para los nobles draconianos.

Evidentemente Illiria no se encuentra muy cómoda con este papel de relaciones públicas, pero lo acepta como un mal menor por medio del cual tiene acceso a los salones y cortes de los dragones, y donde puede usar sus dones y su belleza para tratar de alertar a los dragones del peligro que suponen los saurios, y que ha contemplado de primera mano.

 

 

Anuncios