La idea original está sacada del documental “Cuerpos de Élite de la Segunda Guerra Mundial”, basada en un ataque real del SAS a un aeródromo alemán con jeeps modificados armados con ametralladoras con balas perforantes.

El Mayor/Comandante Sir David Stearling (fundador del SAS) encabezó un ataque nocturno con el fin de destruir los aviones de un aeródromo alemán.

Con la única pérdida de un hombre y tres jeeps modificados, Stearling logró destruir 25 cazas y bombarderos, y dañar otros muchos. Así como causar daños al propio aeródromo y sus defensas antiaéreas.

La incursión nocturna con una decena de jeeps fue un éxito. Una especie de tiro al plato motorizado que pilló a los alemanes por sorpresa.

Durante la huída, los comandos se separaron en varios grupos menores tratando de alejarse del aeródromo y regresar a la base de operaciones avanzada antes del amanecer y de que la aviación localice las columnas de polvo.

Durante la huída recibieron varios ataques antes de caer la noche, y el grupo perdió a otro hombre más.

El SAS se ganó una gran reputación tras destruir más de trescientos aviones durante la campaña.

La partida, que transcurrió en una zona desértica del desierto occidental Africano, puede adaptarse a cualquier ambiente y campo de operaciones.

Entre los objetivos secundarios se puede incluir destruir cualquier equipo dañado para impedir que el enemigo consiga información (ocurrió en realidad con los tres jeeps dañados) o capturar a algún mando alemán como operación secundaria (de cosecha propia).

Se pueden utilizar reglas especiales de vehículos para ver si los jeeps aguantan el trayecto, o de suerte para ver si alguno de los aviones les localiza en su huída, de camuflaje (el SAS utilizaba tonos rodados, azulados y rojizos para camuflar los vehículos entre los arbustos), o si una tormenta de arena o banco de niebla les ayuda a ocultarse en la huída.

Anuncios