Quizás si hay alguien ahí se pregunte porqué escribo menos en el blog, porqué no desarrollo Covenant, Etheria, Ichar, Black Hammer e Infinity Dungeon.

Llevo un tiempo, muchos meses, años incluso, tratando de salvar el mundo. Y cuando digo salvar el mundo quiero decir precisamente eso, ayudar a que la Humanidad siga en esta bola de barro.

Me he volcado mucho más en mi faceta medio ambientalista, económica y tecnológica y menos en la de escritor de fantasía.

Quizás sea porque he comprendido que para poder escribir lo que yo quiero, como yo quiero, y con la calidad que merecen los lectores, necesito recuperar una paz que sólo conseguiré cuando esté seguro de que el mundo está a salvo de todo aquello que le amenaza.

Si comprendéis mis palabras, quizás esto signifique que no vuelva a escribir nada largo el resto de mi vida. Espero que no.

Espero sinceramente que entre todos logremos salvar este mundo del destino aciago al que vamos si no hacemos nada por mejorar el rumbo. Espero que logremos lo antes posible encarar retos como la crisis económica y ambiental, la llegada de la Singularidad, el terrorismo, la pobreza, la división mundial…y ojalá lo hagamos a tiempo para que pueda volver a mi pasión, que es contaros las cosas que pueblan mi mente.

Mientras, los lóbregos pasadizos de Taniendra, los colosales castillos mecanicales de Constructia, los altivos y azulados salones de los Ichar, las inacabables cavernas de Infinity Dungeon, las terribles guerras de Dinosaurios vs. Dragones de Etheria o los pasmosos futuros de Covenant seguirán esperando encontrar una forma de salir y de mostrarse al mundo para no morir siendo una simple idea.

Espero sinceramente que algún día podáis leerlos.

Anuncios