El Vaticano es una excelente ubicación para partidas contemporáneas (o no tanto, también puede adaptarse para casi cualquier período histórico o futuro), llegando a convertirse incluso en una fuente de aventuras, villanos o aliados, así como un magnífico patrocinador para los personajes se dediquen a los que se dediquen.

El Vaticano es el estado más pequeño del mundo, y uno de los más antiguos. También es uno de los más poderosos, ricos y seguros.

Como ejemplo de ello, su sede en el corazón de la roma milenaria no puede ser un escenario más evocador. Una fortaleza, con mansiones, sedes, palacios, habitáculos y por supuesto la magna basílica de San Pedro.

Pasadizos secretos que guardan misterios milenarios, reliquias, libros perdidos de los que no existe copia en todo el mundo, los Museos Vaticanos (los que están abiertos al público y los que no), la diplomacia y el Banco Vaticano, inmersos en mi intrigas políticas, sociales, religiosas y financieras, cuyos tentáculos se extienden por todo el mundo…literalmente por TODO el mundo.

Se podría utilizar en partidas de terror, de investigación, lovecraftianas, e incluso de superhéroes..¿qué tal un grupo de superhéroes de ascendencia católica? El Evangelista, Cruzado, Cazador de Demonios, el Exorcista…

Pero sus posibilidades no hacen sino empezar. ¿qué tal introducirlo en partidas de Ars Mágica como un rival para l a alianza de los jugadores? Un rival que encontrarán a lo largo de las décadas y los siglos a medida que su Alianza gana influencia y poder. O tal vez sea el destino de una misión secreta de los comandos americanos para tratar de extraer una serie de tesoros y reliquias del Vaticano que los nazis quieren llevarse junto con el recién liberado Mussolini de manos de los italianos que le habían capturado.

O quizás quieras introducirlo en una partida de algún juego de Zombis, con estas criaturas recorriendo los pasillos estrechos y las escaleras oscuras que hay tras las trampillas secretas dentro de los muros y bajo los suelos de la sede Papal. Pone los pelos de punta imaginar un Papa Zombie.

O yéndonos más al futuro, ¿y si se ha convertido en una corporación más al estilo de las otras de Cyberpunk, o caza bestias mágicas en Shadowrun, o lucha contra los Nazis (o a su favor) en Walküre.

También podéis utilizarlo en partidas de The Strange, extrayendo influencias, conocimiento y riquezas de los Recursions, o ¿qué tal una guerra secreta entre el Vaticano de nuestro mundo y un Vaticano Oscuro del estilo del NeoVaticano de The Curse of the Spawn?

Espero haberos convencido de que El Vaticano ofrece un montón de posibilidades para que lo introduzcáis en vuestras aventuras, si no lo habéis utilizado hasta ahora.

biblioteca-de-los-eunucos-del-vaticano-seder-sod

Anuncios