Las ciudades del mundo del Martillo Negro están revolucionadas, en el aire se respira una sensación eléctrica y expectante, y la gente bien informada no habla de otra cosa.

Los dragómadas han descubierto una nueva ciudad.

Bautizada como Thanosis, pues nadie sabe cuál es el nombre que le dan sus habitantes, lo poco que se ha filtrado pone los pelos de punta.

Se habla de una ciudad de nobles oscuros y altivos, que reniegan de la vida. Al parecer, los antiguos habitantes de Thanosis “comprendieron” que la única salida a la Plaga era la Muerte, por lo que abrazaron un terrible culto a la misma.

Con extraños rituales, centenarias misas multitudinarias, y ritos privados sagrados la ciudad de Thanosis se ha convertido al completo en un culto a la Muerte, la única que puede librarles del final terrible de la Plaga.

Así, en Thanosis, sacerdotes oscuros gobiernan junto con los adustos señores desde templos y palacetes de roca negra y gris, protegidos por una muralla de piedra también negra.

Thanosis es una ciudad en la que la muerte acecha en cada esquina, no como un castigo o un accidente, sino como una bendición. Los rituales, reglas, normas y tradiciones desarrollados durante casi un milenio por los que se puede encontrar la muerte son tan numerosos como en otras ciudades las leyes ordinarias.

Solitarias calles señoriales, construidas por esclavos a los que ya se dio el regalo eterno por su buen servicio, son recorridos por señoriales y ciudadanos thanosianos que se preguntan cuándo recibirán el premio del fin de la vida.

Existen docenas de cultos diferentes que adoran la muerte y se enfrentan entre si por una supremacía filosófica y religiosa. Cada uno, posee sus propias reglas, magias, encantamientos, artefactos y tradiciones. Todo un mundo donde todo gira en torno al fin de la vida, y donde el concepto de “muerte” tiene casi medio centenar de acepciones y vocablos diferentes.

Nadie que no viva en esta ciudad puede entender muy bien el funcionamiento de la misma. ¿Cómo ha podido crecer y prosperar una ciudad basada en el culto a la muerte y en la que todos sus habitantes, desde los esclavos más bajos hasta los sumos sacerdotes desean una única cosa, su propio fin y la de todos sus descendientes?

Los dragómadas hablan, tras dos o tres expediciones que les costaron varios miembros, de reglas muy particulares.

  • Nadie puede quitar la vida a otro thanosiano, ni a si mismo, si no ha sido bendecido por las iglesias de Thanosis.
  • La muerte es un premio que debe ganarse con el servicio a la ciudad, no se regala ni se consigue por nada.
  • Para encontrar la muerte alguien debe encontrar un sucesor digno, sea de su familia o no, que sirva a su casa, templo y a la ciudad, igual que lo hizo él. Hasta entonces, su valía única le condena a contemplar la muerte sin probarla.
  • Los accidentes, los de verdad, son premios de la propia muerte, para algunas iglesias. Para otras, son sólo adelantos del destino final, y para las menos, un castigo pues quienes dejan Thanosis así no han podido dejar su legado ni demostrar su valía.
  • Perecer en combate es visto como algo positivo por algunos cultos, y negativo por otros.
  • La muerte por vejez es una forma insultante de morir, el último acto de gracia de la Muerte con los inútiles.

Thanosis es una ciudad única, pues en ella se encontrarán cosas que en ningún otro lugar del mundo de Black Hammer contemplaremos.

– Templos de muerte iluminados por llamas negras y doradas, cada uno de los cuales adora a la muerte y busca su camino a ella de forma distinta.

– Magia de la muerte. Es importante no confundir con la nigromancia, la cuál es una completa abominación en Thanosis. Traer a una semivida a los muertos es un sacrilegio para el que existe incluso una secta secreta que persigue a los nigromantes y les castiga con el más horrible castigo, la vida y la prisión eternas.

– Personajes solitarios y melancólicos que no han encontrado la muerte por mucho que la han buscado, y, acercándose sus días finales, ven en la apertura que traen los dragómadas una oportunidad para salir de la ciudad y ganarse su muerte en territorios desconocidos, o de ganar la gloria para regresar a su hogar con riquezas, magia o información suficiente como para ganarse su Muerte.

– Cultivadores de hongos y plantas necrófagas. Los campos de hongos y de plantas son a la vez la fuente de alimentos para Thanosis como de drogas con las que hacer llevadera la vida.

También encontraremos clases de personajes únicas con los que jugar o con los que hacer frente y sorprender a tus jugadores.

  • Torturadores

La Muerte digna es un premio que debe disfrutarse. Muchos consideran que una muerte rápida no es un final digno para quien por fin escapa de la prisión de la vida y el terror de la Plaga.

Por ello ha surgido la figura del torturador, como un experto en la muerte y en el hacer disfrutar el Paso a quienes por fin lo dan.

Expertos en fisiología y fisonomía, conocen el papel de cada nervio, músculo y sentimiento humano y como manejarlos con sus herramientas y sus palabras.

  • Alquimistas fúngicos

Al igual que en ciudades como Seesa nacieron los Alquimistas vitriales y los Magos Arboreos para manejar las extrañas plantas criadas en los invernaderos y sus efectos, en Thanosis no podía dejar de aparecer un grupo de personas que utilizan los hongos y sus innumerables efectos para crear pociones, aromas hipnóticos y extraños elixires.

Una rama menos ortodoxa de ellos utiliza también las plantas de la muerte, toda una colección de flores que crecen a la sombra de los invernaderos oscuros, las cavernas de cría o los Jardines de Oxidiana.

  • Magos de la Muerte

La Muerte es un regalo, y los Magos de la muerte son expertos en proporcionarla a los adversarios dignos, o negarla a aquellos que no lo son. Desde hechizos necrosantes a parálisis eterna, su magia acerca a la muerte o te aleja de ella a todos los niveles, físico, mental y espiritual.

  • Seductoras de la Dama.

Ésta clase de personajes, femenina casi en exclusiva aunque hay algunos miembros masculinos de la misma, ha tenido hasta ahora el papel de hacer más llevadera y soportable la vida de los thanosianos que no han encontrado la liberación todavía. Usan recetas secretas de hongos, elixires y aromas que extraen de las plantas para seducir, crear suelos de muerte, inducir al olvido, llevar al éxtasis o simplemente proporcionar placeres que hagan más llevadera la condena de la vida y la presencia perpetua de la Plaga.

Una ciudad extraña que no viene sino a aumentar la diversidad de ciudades únicas del mundo de Black Hammer. Una ciudad terrible para quien no comprenda sus reglas.

Y aún así muchos son ya los que se aprestan a viajar a ella para tratar de descubrir sus secretos y ganar algo de poder a su costa. Desde los enviados de las Cuatro Casas de Seesa, los exploradores del Ecto, los siervos de los Lores Mecanicales de Constructia, los jinetes de olas de Orcasis, los Magos Verdes en busca de semillas nuevas, los Magos Tenumbrales de Tanienda e incluso Khaeremitas en busca del paradero oculto de los devoradores de mentes huídos, todos ellos van a empezar a llegar a Thanosis y a recibir la visita de los propios miembros de esta ciudad.

Nuevos grupos se formarán, rivalidades eternas se verán alteradas y equilibrios se romperán, pues hoy, con la llegada de esta nueva perla, el mundo del Martillo Negro es aún más extraño.

portada-black-hammer

Anuncios