Como sabréis, en ocasiones colaboro con otras webs de aficionados y editoriales (como la revista Desde el Sótano, en la que estaba desarrollando la ciudad de Círculo de Fuego para el juego Black Hammer).

Quería añadir aquí esta pequeña idea para esta ciudad, que espero desarrollar en el futuro con más calidad, acorde con el nivel de la revista.

De momento, os dejo con el borrador de la intro, espero que os abra el apetito.

La Magia de la Vida, escuela de magia para Círculo de Fuego (presentación)

“La puerta se abrió, y la semi oscuridad apenas iluminada por la gema mágica, dio paso a un resplandor rojizo que me cegó mientras mis ojos se acostumbraban a la nueva luz.

Una oleada de apestoso hedor ocre asaltó mis fosas nasales. Como embajador del Gremio de Alquimistas y portavoz adjunto de la rama de Preparadores de Elixires en la Escuela de Magia de la Vida, nunca había olido nada igual. Era como si todo el pasillo hubiese sido invadido por el olor de carne quemada y pelo y sangre oxidados.

Dí un paso al frente, para adentrarme en uno de los sancta sanctotums de la Escuela en la que servía como embajador de mi Gremio.

Los lazos que unían a los Preparadores de elixires y a los alquimistas, con los magos que hoyaban los caminos de la “Vida” eran más fuertes de lo que muchos otros gremios y escuelas a priori sospechaban. En una ciudad aislada por la Plaga, en algún lugar debían encontrarse los materiales para las pociones y los elixires para moldear la vida.

La llegada de los dragómadas no había cambiado ni un ápice el monopolio que esta escuela trataba de ejercer sobre la rama de la magia de la vida, e incluso había invitado a extraños magos llamados Magos Arbóreos procedentes de la extraña ciudad de Seesa, a instalarse en una de las alas de su Escuela.

No me extrañaba tal deferencia, nosotros habíamos hecho lo mismo con sus primos los Alquimistas Vitriales y los Exploradores del Ecto de la inaccesible ciudad de Neor Gith. Nos vendría bien aprender sobre sus magias únicas, al tiempo que les tenemos vigilados y controlados.

¡Es curioso ver por los pasillos o en los comedores uno de esos grupos d “exploradores”, con sus artefactos verdosos, sus enormes gafas y catalejos mágicos, paseando entre nuestros altivos y centenarios miembros!

Centré mi mente en lo que tenía delante, y mis ojos se acostumbraron poco a poco a la nueva luz.

Una enorme caverna, seguramente excavada con medios mágicos en el lecho de roca de Círculo de Fuego, se extendía ante mí.

Bajo mis pies, varias docenas de metros más abajo del puente de roca por el que caminaba, se encontraban una serie de artefactos extraños. Calderas gigantes con líquidos vivos que alzaban tentáculos y extremidades líquidas hacia el imaginario cielo, colosales crisoles en los que masas de carne parecían bullir, cristales y rocas que aparentaban albergar algo vivo en su interior, anaqueles, mesas y estanterías donde se afanaban dos docenas de magos y sus aprendices diseccionando, cosiendo y hechizando criaturas extrañas que nunca había visto.

Así que de aquí era de donde venían todas esas criaturas extrañas que los Magos de la Escuela de la Vida lanzaban al combate en los certámenes y en las guerras de universidades. Los dracos de agua, las arañas tentaculares, los stirges parpadeantes, las sierpes de roca…

Me había costado décadas, pero por fin había conseguido mi objetivo, ganarme la confianza suficiente de nuestros aliados como para que me permitiesen contemplar sus más profundos secretos. O al menos espero que lo sean, pues si algo más abajo de esta caverna esconde secretos más terribles todavía, no quiero ni imaginarme el peligro que correría la ciudad si se descontrolasen estas criaturas, o si los Magos de la Vida decidiesen utilizarla contra nosotros, sus hermanos.

portada-black-hammer

Anuncios