Como quizás alguno sepa, mi primer juego fue “Guerras Eternas / Imperio”

Fue el primer intento de construir una metatrama, un metauniverso, para jugar con cualquier otro juego.

La idea era que utilizando “Guerras Eternas”, o “Imperio”, podías jugar a Vampiro, D&D, Exo o cualquier otro juego de forma diferente, con una sensación distinta.

Era como una capa sobre un juego, un barniz para dar un cariz distinto a tu juego preferido.

En “Guerras Eternas” la lucha entre en bien y el mal adquiere una dimensión diferente, infinita y eterna, en la que el Bien pierde claramente.

En “Imperio” los personajes forman parte del mayor imperio, valga la redundancia, que ha existido jamás en ningún otro juego, y su misión es protegerlo, ampliarlo o enriquecerlo, pues existen “cosas” todavía mayores y más terribles a las que ha de enfrentarse a una escala colosal.

Éste es un escenario para esta última ambientación, Asimon, el Palacio del Emperador.

Espero que os guste.

Asimon, el Palacio del Emperador

Quizás una de las más imponentes estructuras de la Esencia (el conjunto de universos, kralex, dioses-lugar y dimensiones que existen), Asimon es a la vez hogar del Emperador y “centro” del imperio.

Ocupando numerosos kralex de forma completa, Asimon es un ser vivo en si mismo, de una extensión infinita en múltiples dimensiones.

Si juntásemos infinitos universos normales no conseguiríamos igualar su tamaño ni de cerca.

Toda su estructura es inteligente, computronio puro, compuesto de los materiales más duros, resistentes y duraderos de toda la Esencia entrelazados a niveles pico, yocto, atto y zettaatómicos. Es por lo tanto, además de un ser vivo, una de las mayores inteligencias que han existido, y toda esa inteligencia está dedicada a servir y proteger a sus residentes y visitantes.

Para las personas autorizadas un simple pensamiento, deseo o intuición bastará para que las nanomáquinas, impresoras biológicas, gygafactorías y cornucopias mágicas fabriquen cualquier cosa que el huésped desee.

O una puerta se abrirá y trasladará al visitante autorizado a cualquier parte del palacio y sus zonas adyacentes.

En cuanto a qué se puede encontrar en él, es obvio que TODO. Cualquier ecosistema, estructura, sala o terreno que nadie pueda imaginar existe dentro de Asimon en todo momento, además de que pueda ser fabricado para la ocasión.

Desde jardines colgantes gaseosos, a palacios subacuáticos de perlas y coral. Todo ello ha sido creado para satisfacer a los sirvientes y a los huéspedes del Emperador.

Y son muchos.

De todas partes del infinito Imperio llegan expediciones, emisarios, embajadores y regalos vivientes para el líder del Imperio. Su variedad es tal que no podrían coexistir juntos en ningún otro lugar que no fuese Asimon.

Asimon es, por su tamaño, variedad de lugares, y de habitantes, así como por sus intrigas, un inmenso escenario de campaña para los jugadores de Imperio.

Anuncios