Lo primero, la advertencia habitual. Escribo estas entradas en su mayoría en el tren, o entre transbordos, por lo que ruego comprensión por los errores semánticos, los ortográficos y si detectáis mala prosa. Espero que la calidad sea buena, pero si alguien opina lo contrario, le ruego que me disculpe.

Hoy os traigo una ayuda para Infiny Dungeon (estamos en racha), que espero que aderece alguna de vuestras partidas.

Hablamos del extraordinario y terrible Loto Negro de Xuachil.

El Loto Negro de Xuachil

Seguramente esta criatura sea fruto de algún experimento mágico de algún mago loco, o de un nigromante milenario (¿habéis oído hablar de los Nigromantes de Piedra, una orden mágica que obtiene la vida eterna a través de una especie de Nigromancia petrificante, de extraños poderes y malvadas consecuencias?).

Tal vez el Loto Negro sea un castigo divino de alguno de los extraños dioses de Infinity Dungeon, o fruto de una evolución natural milenaria como lo son criaturas como el monstruo del polvo, una especie de criatura que expele un líquido que erosiona algunos tipos de roca en segundos, para luego alimentarse de la mezcla química que queda.

Sea cual sea su origen, el Loto Negro de Xuachil no es algo que los aventureros deban tomarse a la ligera.

Por supuesto, como siempre pasa en Infinity Dungeon, el Loto tiene depredadores. Hay una variedad de cubo gelatinoso que recorre los infinitos pasadizos de este mundo devorando pequeñas (y no tan pequeñas criaturas) hasta dar con una floración de lotos, y darse lo que los pocos expertos en el tema llaman un festín orgiástico, una especie de atracón que, al parecer, tiene efectos reporductores en el cubo gelatinoso (algunos lo llaman, obviamente, el Cubo de Xiaochil).

Algunos pueblos cercanos a lugares de floración incluso crían estos cubos para limpiar zonas infectadas o para evitar su propagación.

Pero, ¿cómo una hermosa plana de enormes pétalos negros puede ser considerada por nadie como algo más peligroso que una infestación de cubos gelatinosos?

Lo primero que deben saber de esta criatura es que se presenta en enormes formaciones florales, cubriendo inmensas cavernas o laberíntico pasadizos completos.

Lo segundo, que el Loto Negro de Xuachil no es una planta normal, sino la simbiosis de una planta y un hongo.

La flor del loto suele habitar en los suelos de las cavernas, mientras que los hongos luminiscentes lo hacen en paredes y techo.

Ambas se alimentan habitualmente sedimentos y de líquenes que crecen a la luz del hongo de Xuachil.

La Flor de Xuachil utiliza la luz del hongo para realizar una especie de fotosíntesis que convierte los nutrientes minerales de la caverna en nuevas flores, pétalos y tallos.

Por su parte, el hongo complementa su alimentación a nivel microscópico con las ingentes cantidades de bacterias e insectos que atrapa y que habitan en los lugares de floración del Loto Negro.

Una de las principales amenazas que representa el loto (quizás no la más terrible) es que, cuando un reptil, un mamífero o cualquier criatura con pulmones entra en un campo de esta flor, su polen penetra en su interior, comenzando a inducirle una gran somnolencia.

Al cabo de varios turnos, la criatura cae dormida en lo que, si nada lo remedia, será su lugar de reposo final.

Los campos de Loto Negro de Xuachil están repletos de los huesos, ropas y objetos de seres que cayeron presa de esta inocente planta.

Pero como ya hemos dicho, no es éste el mayor peligro que representan los campos de Loto Negro.

Una vez cada cierto tiempo una presa del campo de loto despierta. Aparentemente, su cuerpo ha superado los efectos somníferos y puede volver a su vida normal. A los pocos días, sin embargo, comenzará a sentir una terrible compulsión para viajar y dejar su hogar.

Durante días, quizás semanas, deambulará sin apenas comer ni beber, mientras su cuerpo se llena de extrañas y horripilantes excrecencias y pústulas duras.

Lo que realmente ha sucedido es que el pobre desgraciado ha caído en la trampa del Loto justo en su momento de reproducción.

Las esporas mecélidas del hongo han caído sobre su cuerpo, interactuando con el polen de la flor. Esto contrarresta temporalmente el efecto somnífero del polen en el cerebro de la víctima, pero a cambio, inicia una serie de transformaciones cerebrales y químicas que son la sentencia de muerte del pobre desgraciado.

A los pocos días las esporas y el polen toman el control del cerebro de la criatura, obligándole a buscar un lugar apropiado para morir. Una vez en una caverna solitaria que reuna las condiciones adecuadas para ello, el desgraciado quedará paralizado, y las excrecencias que rompen su piel expulsarán millones de esporas y partículas de polen que infestarán la caverna, creando un nuevo campo de Loto Negro de Xuachil.

Ideas de aventura:

• Infección: uno de los personajes ha sido infectado por el Loto Negro de Xuachil, y se ha adentrado en un territorio atestado de bandas de orcos y gnolls. A partir de ahora la vida de sus compañeros se convierte en una carrera épica para localizarle y llevarle ante un chamán que asegura poder curarle.

• Los saqueadores: una banda de goblings ha desarrollado una curiosa táctica de depredación. Prenden fuego a campos de loto cuyo humo adormecedor es transportado por los vientos que recorren los pasillos, adormeciendo a poblaciones enteras y dejándolas listas para el saqueo y el pillaje.

• El mago loco: sólo un mago loco contrataría a unos personajes aún más locos para traerle unos ejemplares de Flor y Hongo de Loto Negro de Xhuachil.

• La compra del cubo: un poblado desesperado acude a los personajes. Su poblado está rodeado de campos de loto, y cada año docenas de los suyos mueren en ellos. Han localizado a alguien que vende un cubo gelatinoso de Xuachil, y contratan a los personajes para ir a por él. Numerosos peligros aguardan en su viaje, quizás el mayor incluso sea su destino final.

  

Anuncios