El pueblo galictor, o los guzzliac, como ellos mismos se autodenominan (en su idioma natal significa “los dadores de luz”) son una raza única del mundo de Infinity Dungeon.

Su apariencia insectoide, su tamaño medio (suelen ser de tamaño humano, aunque el rango observado va desde el metro de altura hasta los dos metros y medio), y su falta de agresividad natural les hacen bien conocidos allí donde hay un asentamiento.

Pero su principal característica natural es su habilidad armónica, como ellos lo llaman. Su capacidad de desprender luz de forma natural.

De hecho, es posible para los no-galictor utilizar el tono, la intensidad y el color de la luz que un galictor desprende, para identificar la clase de criatura que tienen enfrente. Dependiendo del color de la luz puede saberse la categoría de personaje, y de su intensidad, su nivel de destreza en el arte que domine.

De hecho entre el propio pueblo de los galictores es posible que usen la luz, y los cambios imperceptibles para los ojos no entrenados, como una forma alternativa de comunicación.

Sus alas atrofiadas hacen pensar en que su origen está en alguna de las grandes cavernas del mundo, donde pudieron usarlas, pero ahora se mueven a sus anchas por cavernas, pasadizos y túneles por igual. En grupo o en una de sus particulares búsquedas chamánicas (que les llevan a unirse en ocasiones a grupos de aventureros) no es infrecuente encontrar alguno en cualquier parte del mundo.

De hecho, su preferencia por algunas bebidas como los néctares derivados del polen negro de Androsyum (otro día os hablaré de ello si me lo recordáis), hace que sea frecuente verlos en las escasas tabernas que pueden servir esta bebida.

Nómadas por naturaleza, recorren los infinitos pasadizos del mundo llevando la luz allí por donde pasan, hasta encontrar un asentamiento adecuado donde criar nueva prole.

Los galictores son considerados por muchos habitantes del mundo de Infinity Dungeon como un pueblo sagrado, lo que hace que se les acepte y se les odie por igual.

Se rumorea que muy lejos de cualquier asentamiento civilizado, a mucha profundidad (recuerda que en el mundo de Infinity Dungeon profundo significa lejos de donde estés, ya sea arriba, abajo o en cualquier dirección), los galictores habitan en maravillosas ciudades donde han dominado el arte de la luz y la biología.

Se dice que allí combinan sus propias habilidades, las de plantas y hongos luminiscentes y las de una increíble variedad de razas insectoides servidoras (desarrolladas durante milenios), para crear un entorno increíble repleto de tantas tonalidades de luz y que crean el éxtasis en cualquiera que lo vea por primera vez (se habla de escarabajos luminosos gigantes, de ropa y armaduras creadas con pieles quitinosas que cambian de color en función del ánimo de los presentes y muchas maravillas más).

Nota: A efectos de juego, piensa en los galictores como enormes luciérnagas humanoides que pueden ser pnjs o personajes jugadores por igual.

Anuncios