No me gustan las reglas en los juegos de rol, y deberíais saberlo, pues no paro de proclamarlo a los cuatro vientos cada vez que puedo.

Pero hay un juego cuya base son las reglas, y al que le llevo dando vueltas unos días, lo llamo:

El Juego Imposible

El objetivo del juego son las reglas en sí, y la trama, el trasfondo, sólo sólo una excusa para desarrollar éstas.

El objetivo del juego no es otro que crear el sistema de reglas más complejo jamás ideado. Pero no un poco más complejo que Rolemaster, o que Ánima, por ejemplo. Hablo de crear una complejidad exponencial.

Un juego que mezcle al mismo tiempo sistemas múltiples, y en las que por ejemplo, para elaborar un conjuro deban seguirse una serie de reglas complejas y muy estrictas. O para el que un combate sea algo más que una lucha a espada o con armas a distancia, que sea un arte a desarrollar por los jugadores.

El juego evolucionaría, sus reglas, gracias a las aportaciones de nuevas reglas de los jugadores (y éstas serían testeadas por el resto de jugadores de la comunidad, e incorporadas al núcleo de reglas del sistema si merecen la pena).

Las reglas serían el objetivo, y el fin último del juego, y dominarlas, permitiría ganar el juego más allá de las estadísticas de tu personaje o de las de tu rival.

Imagino, por ejemplo, la posibilidad de incorporar reglas de elaboración de constructos que, bien desarrolladas, llevarían a construir castillos ambulantes, titanes colosales de hierro y cristal o minúsculos espías robotizados.

La vida de los personajes se decidiría, estaría marcada y definida, por las reglas y su dominio de las mismas.

¿Qué os parece? ¿sería posible un juego así?

dsc_2019 dthvrtyjuvrtyhvytrgf

Anuncios