Últimamente me ronda la cabeza una idea para una aventura, ya la desarrollaré cuando pueda, en la que los protagonistas son hombres cuervo.

O mejor dicho, cuervos evolucionados con forma humanoide.

Pero hoy quiero hacer unas cuantas observaciones al respecto.

Tenemos la idea de que, si el hombre se extinguiese, otras especies de monos heredarían la tierra. O tal vez los delfines o, como en aquel fantástico documental de ficción especulativa, los pulpos y calamares.

Todos ellos evolucionarían (claro, adquiriendo rasgos humanoides) para convertirse en la especie dominante.

Pero, ¿y si la especie llamada a sustituirnos fuesen los cuervos?

Son inteligentes, agresivos, hábiles y pueden desarrollarse para manejar herramientas. También pueden llegar a desarrollar con algunos saltos evolutivos, sociedades complejas.

Estas sociedades serían, como mínimo, interesantes.

Pensadlo para vuestras partidas futuristas.

Anuncios