A diferencia se los otros llamados “dragones de cristal” que reciben su nombre por las similitudes físicas con minerales cristalinos, esta subespecie de dragón recibe su nombre de sus características fisiológicas únicas, por lo que no tiene nada que ver con ellos.

Sus estilizados cuerpos de dragón presentan una inusual transparencia. Esta característica afecta desde a las membranas de sus alas, a su piel, músculos e incluso a sus translúcidos órganos internos.

Para otros miembros de su raza, otras especies de dragón, la presencia de los dragones de cristal puede ser perturbadora, y un encuentro no programado con ellos tiende a adquirir tintes esotéricos, casi alienígenas.

Nunca, ni siquiera siendo un poderoso señor de la guerra draconiano, es fácil charlar con alguien cuyo cerebro traslúcido puedes ver al mismo tiempo que te analiza, y mientras unos alienígenas ojos blanquecinos se clavan en los tuyos.

Debido a ello, los dragones de cristal poseen una presencia sobre natural que les ha abocado en numerosas ocasiones, aunque no siempre, a papeles espirituales y sacerdotales en la sociedad draconiana.

Suelen vestir ropajes de intrincado diseño, que contrastan con su etérea figura, y reservan las galas más adustas, como túnicas blancas o vestidos de gasas para sus reuniones privadas con otros miembros de su subespecie.

Se cree que ésta es su forma de lograr un poco de naturalidad y aceptación par parte de los demás dragones, aunque bien podría ser también una forma de burlarse del resto de especies draconianas, que no han sido bendecidos con lo que ellos llaman “la carne y la piel espirituales”.

No suelen ser grandes guerreros, pero poseen fabulosos poderes curativos, clericales y de adivinación.

Bonus: existe una subespecie menor, llamados “los dragones del cristal oscuro” cuya piel traslúcida adquiere con la edad tonos cada vez más oscuros y brillantes. “Mirarles es como mirar un cristal oscuro que atrapa la mirada”, dicen.

Esta subespecie es indistinguible hasta que, cumplidos aproximadamente los cien años de mayoría de edad, su piel comienza a cambiar.

Así mismo, los poderes de los “cristal de obsidiana” o “cristal oscuro”, y a diferencia de sus hermanos “pálidos”, como los llaman ellos, suelen tender más a la nigromancia, a desentrañar secretos del pasado o del presente.

El más famoso de ellos, Y’Oratzhor Encumbris, fue exiliado hace décadas de los Reinos Centrales por predecir el regreso de un gran peligro del pasado. Ahora, con la llegada de los Saurios al mundo de Etheria, muchos son quienes les buscan tratando de averiguar algo de esta terrible amenaza contra los dragones.

Anuncios