Ravenloft, el semiplano del Terror, se ha ganado su nombre entre quienes saben de esto del Multiverso.

Leyenda entre aventureros, planares e incluso dioses, sus señores y dominios ofrecen expiación y castigo, justicia, redención a justos y pecadores, y no tiene que ser en el orden que está pensando.

Pero existen otros semiplanos, y quizás uno de los más desconocidos es Dressanor, el semiplano del Deseo.

Igual que en Ravenloft el miedo y el mal son parte intrínseca de la vida, en Drassenor lo son el Deseo y el Abandono.

Oh, no creas que eso lo convierte en un sitio mucho más agradable de visitar que Ravenloft. Muchos preferirían acabar rodeados de vampiros, hombres lobos y zombies antes que en las garras de los Lores de Dressanor.

Organizado igualmente como un conjunto de dominios feudales, con alguna ciudad libre aquí y allá, Drassenor está gobernado por poderosos señores llamados “Lores”, cuya única motivación es satisfacer sus perversos deseos.

Una pátina de falsa belleza y sensualidad envuelve los pueblos y las villas de Drassenor y a sus habitantes. Hermosos por fuera, muchas veces terribles por dentro, el sexo, la lujuria, los banquetes y los festejos están a la orden del día en ellos.

Cualquiera puede satisfacer sus deseos, sean cuales sean éstos, en Drassenor.

Sus Lores agradecerán cualquier aportación que traiga diversidad a sus fiestas, orgías y diversiones…y pagan bien.

También castigarán a quienes se opongan a sus deseos o a su sed de poder y experiencias…y también pagan bien.

La vida en el semiplano no es fácil, ni mucho menos, y aunque puede ser muy placentera, suele llevar aparejados condenación y remordimiento en las mismas cantidades que satisfacción y deseo.

Muchas criaturas han salido de Drassenor para condenar o para satisfacer los placeres de los mundos (los más famosos son los dragones de fuerzas de Deseo, pero hay muchos más, como los fates, las sacerdrises de inspiración y los gaulents cornudos y otros muchos). Muchos dioses, demonios y magos tratan de adquirir servidores y criaturas del semiplano para sus propias cortes.

A continuación os contamos algo sobre los más famosos Lores de Drassenor, pero para conocer más de ellos deberás acudir a su suplemneto específico.

• Tilandria: esta poderosa giganta del hielo es quizás uno de los lores más poderosos. Sus dominios se encuentran en las Montañas Siempre Nevadas, donde su palacio de roca blanca compite con el hielo en hermosura. Sus salones de hielo albergan imperecederas esculturas de sus amantes y sus sótanos los huesos de quienes no la satisfacieron.

• Aqueronte: este mago humano ha desarrollado toda una escuela de magia basada en el deseo y cuyos rituales espantarían incluso a los más avezados nigromantes.

• Aliara Desmunda: la última de su especie, Aliara pertenece a una expecie extinta de genios hembra que se dice originarios del propio semiplano. Sus poderes están basados en el propio deseo, por lo que se conoce a esta extinta raza como los genios del deseo. Si quieres saber de verdad lo que es retorcer un conjuro de deseo, prueba a perdírselo a Aliara Desmunda.

• Galaron: perteneciente a una milenaria estirpe de hadas y fatas, Alaron no es nativo del plano. Su dominio es quizás el más benévolo en su naturaleza, aunque nadie debería confundir esto con debilidad. Alaron es el patrón del deseo sincero, la sensualidad y el amor verdadero, y todo en su reino transpira estas características.

• Sandoria: la vampiresa señora de la sangre y del placer, abandonó hace mucho su necesidad de alimentarse de vida para hacerlo del deseo de sus súbditos y de las víctimas que caza.

Otros lores incluyen extraños matrimonios de subcubus e incubus, a Adranor, señor de las arañas, el más hermoso de todos y cuya tela se extiende por todo Dressanor, elfos y otros muchos lores menores e incluso desconocidos.

Anuncios