Los palincronos son pequeños objetos mágicos animados, con forma de insectos.

Casi podría decirse que son una mezcla de pequeños constructos con piedras mágicas de geas que otorgan a su propietario cantrips y hechizos ligeros.

Cada tipo de palincrono posee su propio poder, por ejemplo, el escarabajo de oro desprende un conjuro continuo de “luz” durante un tiempo, la araña de obsidiana “detecta veneno”, pero la de marfil blanco lanza un “Rayo de escarcha”.

Desde luego, cuanto más raro de conseguir/fabricar es un palincrono, más poderoso es su don, sin llegar a niveles realmente poderosos (aunque se habla de una generación de palincronos con formas felinas cuya pista se perdió en los albores del tiempo y que conferían poderes primordiales).

Lo más curioso de los palincronos es que son coleccionables, y algunos de sus efectos acumulables.

Por ejemplo, se pueden combinar un palincrono de temporis y otro cualquiera para extender la duración del efecto del segundo. O la distancia de efecto con un palincrono de alcance.

Numerosos aventureros dedican parte de su tiempo a tratar de localizar alguna de estas piezas (dadas las ventajas que otorgan independientemente de la categoría, nivel o raza de su propietario), y hay auténticos coleccionistas de los mismos cuya colección cuenta con docenas, e incluso se dice que cientos de piezas.

Se desconoce el número de palincronos distintos que existen, pero podrían ser incluso miles.

Anuncios