De momento van unos 30, lo reconozco, pero sigo recopilando ideas de mundos originales que harán llevar el rol a nuevas cotas de diversión.

Mi idea es poder escribir, alguna vez, cuando tenga más tiempo, lo que yo llamo Los 40 Mundos. Y lo haré, tarde o temprano, aunque espero que sea más temprano que tarde.

En Los 40 mundos podrás encontrar mundos como no se han visto en vuestras partidas, originales y, espero, alejados de los estereotipos (o tal vez que aprovechan esos mismos estereotipos para hacer algo original).

Porque, como sabéis, las reglas no han sido nunca lo mío (entiendo que a mucha gente le gusten, pero mi objetivo no ha sido nunca jugar con las reglas en como principal prioridad), ni cuando he escrito rol, ni cuando lo he jugado. No me gustan, es más, las odio, jugaría con las reglas del AD&D lo mismo a Vampiro que a Exo que a Numenera si tuviese tiempo de adaptarlas. Lo mío ha sido siempre crear y disfrutar de los mundos mágicos que el rol y la imaginación humana nos ofrecen.

Recuerdo una canción de Complices que decía algo así como, “…cuando duermes paras el tiempo y todo da igual, aunque ahí fuera llueva o nieve…cuando duermes les dices adiós a los que sólo quieren verte crecer, ahora juegas con princesas, duendes y brujas de ésas, que se esconden en ti habitación.”

Y tal vez eso describa lo que me pasa a mí con los mundos originales, me niego a caer ante la tiranía de las reglas, y prefiero seguir soñando con mis mundos, y creando nuevos entornos, porque para mí, reglas ya hay muchas y se siguen inventando, pero mundos…mundos nunca habrá suficientes.

Anuncios