Una vez escribí un juego de rol que no era un juego de rol, sino el conjunto de todos los juegos de rol posibles.

Enmarcado en el universo de La Esencia, Guerras Eternas era un intento de crear un inmenso escenario para las partidas de rol de todos los jugadores. Ambientada en un sin fin infinito de kralex, que a su vez contenían infinitos universos, este escenario presentaba la incruenta batalla entre dos imperios, o colosales facciones, a lo largo de toda la infinitud de la Esencia.

La típica lucha del Bien (al que pertenecían los jugadores, por supuesto) y el Mal.

Lo edité en dos versiones en formato fanzine (cuando todavía molaban esas cosas, sí, soy así de viejo) y lo presentamos en varias jornadas.

La idea general, como ya he explicado varias veces, era que pudieses jugar a cualquier juego de rol o de tablero adaptándolo a esta lucha entre el Bien y el Mal.

Una especie de capa, de metatrama, para poner encima de otros universos y darles un sabor distintos.

Podías jugar a Vampiro y asignarle el papel de buenos a La Camarilla y de malos al Sabbat, o al revés. Y a la semana siguiente jugar a D&, o a Battletech, y seguir manteniendo un nexo común para tus aventuras.

Pronto me di cuenta del potencial de la idea, y me puse a desarrollar otro tipo de metatramas.

La más currada, y que publiqué en el mismo Fanzine, fue Imperio.

A diferencia de Guerras Eternas, donde tu objetivo era destruir a tu enemigo, la facción rival, en Imperio tenías que ayudar al Imperio al que pertenecías a sobrevivir y prosperar en un Multiverso, La Esencia, lleno de peligros y amenazas.

Al igual que su juego hermano, permitía darle sabor a otros juegos, estableciendo un marco conjunto para todas tus partidas, y un objetivo común.

También te hermanaba con otros “miles” de jugadores que a su vez estarían desarrollando sus propias partidas en sus rincones de La Esencia pero con el mismo objetivo que tú, proteger y hacer prosperar el Imperio al que todos pertenecíamos.

Pues bien, Guerras Eternas e Imperio son dos de los muchos mundos que quiero desarrollar dentro de mi iniciativa “Los 40 Mundos“.

Espero que os parezca una premisa interesante.

Anuncios