Siempre me han gustado las plantillas del D&D Tercera Edición, me parecen una genial idea para extender las posibilidades del juego.

Una de ellas, que imagino ya desarrollada (me suena haber visto aunque no puedo confirmarlo) es la de las momias.

Una criatura momia, desde un beholder a elfos oscuros o a gigantes, mola.

Pero hoy quiero darle una vuelta a la idea de lo que se podría hacer momificando a nuestros monstruos favoritos, los dragones.

Los dragones momia

Momificar a un dragón no es una tarea sencilla, y el proyecto en sí sólo puede ser abordado por grandes imperios, organizaciones o sectas como El Culto del Dragón (o su facción en tierras de extrañas que prefieran este acceso a la inmortalidad por encima del de los dracolich).

Las posibilidades al respecto son muchas, y la combinación de la plantilla “momia” con las diferentes especies de dragón, con sus edades y sus poderes y personalidades únicos nos darán muchas posibilidades para amenizar nuestras partidas con adversarios formidables y originales.

En D&D las variedades de dragón son innumerables, no sólo los clásicos cromáticos y metálicos, sino muchos más, como los dragones únicos de Krynn, los dragones de fuerzas, los dragones gema, los dragones planares, dragones marinos, etc. (Nota: de hecho yo he creado varias versiones como el dragon cronomántico y el dragón fúngico, buscadlos).

Lo mismo pasa con parientes como wyverns y linnonrs, dracos, etc.

Así pues, utilizar una especie rara de dragón, una a la que nunca se hayan enfrentado tus jugadores, combinada con la idea de que es una momia milenaria con un inmenso poder y gran cantidad de seguidores de extraños poderes a su vez, puede ser un quebradero de cabeza incluso para los personajes de niveles superiores o incluso épicos.

Ejemplo:

Usuumunna, la niña dragón, una cría de dragón de mithril (bueno, más bien una joven dragona) que falleció a temprana edad para un dragón y que fue modificada por sus adoradores, que jamás imaginaron en lo que se convertiría.

Ha extendido su influencia por el Plano Astral y ahora quiere llegar a los mundos del plano material primario, por lo que sus seguidores andan creando cultos a los largo y ancho del mundo.

Anuncios