Duele saber que no se conoce lo que se creía saber, pero curte y sienta las bases de un dominio futuro (Management Digest Jun. 2013)

Hace poco escribí mis ideas sobre cómo hacer un crowdfunding exitoso, hoy quiero daros algunas ideas de qué hacer para recuperarse de un intento fallido de financiación mediante este método.

Porque un crowdfunding fallido no es el fin de la aventura, y recomponerse no sólo es posible sino que, por la propia naturaleza de estos proyectos, relativamente fácil.

Pero para ello es necesario conocer qué pasos se pueden dar y cómo darlos, y eso es lo que voy a tratar de desentrañar en este artículo.

Tiro para ello de diversas fuentes, libros de gestión empresarial, viejas revistas como Management Digets (tuve que tirar mi colección de Emprendedores por falta de espacio, si no, qué de cosas hubiésemos podido compartir) y artículos y teorías modernos de gestión como el Desing Thinking.

Pero sobre todo, voy a tirar de sentido común. Bien, ¿qué debemos hacer cuando nos falla un proyecto de crowdfunding?

  • El primer paso, por supuesto, es No Rendirse…como decía Alan Moore por boca de uno de los personajes de Watchmen, Rendirse jamás, nunca, ni ante el apocalipsis. Un crowfunding fallido es sólo una oportunidad de mejorar el producto que ofrecías, así como la forma en la que lo hacías, así que tienes que tomar la decisión de si te rindes, o si mejorarás con el revés.
  • Una vez tomada la decisión de volver a la aventura toca analizar qué ha podido fallar. Tienes que analizarlo todo, desde el producto que ofrecías, tu estrategia de comunicación, las metas que habías puesto, las recompensas y, por supuesto los costes y la viabilidad económica del proyecto.
  • ¿Y si no has fallado en nada? Has ofrecido un producto redondo, con buenas recompensas y metas, lo has promocionado en las redes, en foros y en jornadas, has ajustado los costes de cada nivel, y el precio es competitivo…debes asumir que quizás lo que haya fallado sea el mercado, y no tú. Debes adaptar tu producto al mercado, no puedes hacerlo al revés, a menos que seas Apple.
  • Comunicación. Este período de reflexión puede ser público o privado, pero siempre debes tratar de ofrecer una comunicación transparente de tus intenciones y decisiones. Mantendrás la confianza de cara al futuro de quienes te apoyaron, y ofrecerás buena imagen para futuros backers.
  • Decisiones: ya sabes dónde has o qué ha fallado en el proceso. Debiste hacer un producto más extenso, ofrecer muestras del producto, ir a por el color en la edición (o quizás ofrecer una opción en blanco y negro), quizás debisteis acudir a jornadas de rol para promocionarlo, hacer partidas o pactar entrevistas en podcast roleros. Quizás pediste demasiado dinero para alcanzar el límite, y puedas apañarte con menos y alcanzar más financiación con metas a desbloquear. O tal vez no haya fallado nada de tu propuesta, y lo que debas hacer es ver cómo reenfocar tu juego/producto a un segmento distinto.
  • Prepara material del juego y ofrécelo de forma gratuita. Vuelve a picar la curiosidad con buenas promos, anima a tus futuros clientes con una aventura gratuita, recibe feedback con un quickstarter…mantén viva la llama.
  • Vuelve a apasionarte. Tienes que volver a creer en lo que haces, una vez reenfocado el crowdfunding, ajustadas las necesidades, analizadas y corregidas las características del crowdfunding…transmite tu pasión a tu producto y a tus clientes.

Por supuesto cada uno de estos paso lleva consigo muchos subpasos y mucho trabajo, pero si estás en esto, no es porque quieras ganar dinero, sino porque te apasiona, porque quieres sacar tu producto, dejar tu huella, y lo vas a hacer a pesar de todos el trabajo que lleva, y los obstáculos que has encontrado y vas a encontrar.

crowdfunding-featured5-weobewu5y45t45bt85btern

Anuncios