Antesdeayer escribía sobre cómo recomponerse tras un mecenazgo rolero fallido, y hoy, tras la no consecución del proyecto de Earthdawn por parte de Ediciones Epicismo, toda la red habla de las razones de ello. Yo prefiero ver las cosas en positivo, por eso creo que hay que levantarse y volver a luchar, analizar la situación y volver a intentarlo.

Por eso quiero que, todos aquellos que critican la forma en la que se ha lanzado este proyecto, y otros similares, piensen en la dificultad que tiene hacer un juego de rol, o, en su caso, editarlo.

Quienes no lo han hecho no se imaginan la dificultad que tiene, el inmenso trabajo y los esfuerzos y sacrificios que hay que hacer, muchas veces compatibilizándolo con otro trabajo.

Imaginad las horas que hay que echarle para escribir cien mil, doscientas mil o trescientas mil palabras, o para traducirlas, para crear o probar un sistema de reglas, para maquetarlo, corregirlo, promocionarlo, hacer partidas, imprimirlo, empaquetarlo, distribuirlo…y eso sin hablar del tema de la financiación, sea propia o por mecenazgo, también es mucho trabajo.

Con esto quiero decir que editar un juego de rol requiere cientos, miles de horas de trabajo de varias personas, y dinero, mucho dinero.

Hablar es fácil, criticar es fácil, y dar consejos es fácil, pero todo ello no vale una mierda comparado con el titánico esfuerzo de publicar un juego de rol con toda su complejidad. Lo sé, he hecho ambas cosas, y no se pueden ni comparar.

Así que a aquellos que, parapetados tras un blog y que nunca han editado un juego, pero se permiten decir lo que se hace mal cuando otro que lo ha intentado no lo logra, bueno, sólo les puedo decir una cosa…inténtalo tú. Adelante, traduce o crea un juego, completo, desde principio a fin. Sin excusas, sin buscar componendas, monta tu proyecto, o calla.

 

web-eqrfbheorboeurg-o

Anuncios