El otro día hablaba sobre lo difícil que es sacar adelante un proyecto rolero (no seas vago, búscalo) y hoy quiero ver las cosas desde otro punto de vista, el de la falta de ambición.

Todos conocemos juegos editados por gente con muy pocos medios y muchas ganas, editoriales que, a base de inventiva, trabajo u fuerza de voluntad han crecido para convertirse en verdaderos gigantes del mundo editorial, o de otras que sobreviven año tras año, década tras década, a base de buen hacer.

De hecho, diría que más del 90% del mercado rolero es representado por empresas y editores de este tipo.

Pero hay otro tipo de editores, con inmensos medios y recursos a su disposición, con experiencia, acceso a mercados internacionales, contactos a alto nivel…y ésos, con todos sus medios, no llegan a publicar ni el 10% de los juegos de rol, suplementos y aventuras en España.

Y eso da pena.

Pero no pena en plan “que penica dan”, sino “cuántas oportunidades perdidas”.

Las razones por las que no crean más rol pueden ser varias, desde que creen que no es un mercado con futuro, a que creen que es algo minoritario, por miedo a la complejidad de la afición, o por falta de pasión, talento o capacidad. Pero desde luego, lo que está claro es que cuando tienes medios y recursos, y otros editores mucho menos potentes te comen la tostada en un segmento de tu negocio, bueno, algo estás haciendo mal.

Y eso estratégicamente es un error muy gordo.

Puedes creer que tus beneficios llegan de juegos de cartas, o de mesa, o libros, pero centrarte en alguno de esos segmentos, y olvidar otros, te expone, como le pasó a La Factoría, por ejemplo.

Porque estáis en un mercado que a pesar de sus segmentos diferenciados (cartas, rol, juegos de mesa, novelas) la experiencia y clientes obtenidos en uno te sirven para los otros, y llegarán otras editoriales a las que has dejado entrar y crecer sin oponerles resistencia, y te van a devorar.

Por supuesto que expandirse y diversificar tiene sus riesgos, si no estudias bien el mercado y te lanzas sin saber (bien venidos al hipercompetitivo mundo actual), pero el no aprovechar para hacer buenos productos en un mercado en el que ya tienes el know how, la experiencia y la clientela, es darle más armas a tus competidores. Un error mayúsculo.

Pronto veremos como editoriales exclusivamente roleras empiezan a lanzar más y más productos de otros segmentos, juegos de mesa, de cartas, novelas, cómics y otras categorías de productos.

No sólo eso, sino que imagino que a alguna de ellas se le ocurrirá innovar con nuevas formas de integración. Hasta ahora las editoriales roleras se han integrado horizontalmente, absorbiendo competidores como Nosolorol con Conbarba, o verticalmente, convirtiéndose en distribuidoras, o asumiendo tareas creativas. Pero esa tendencia no va a parar, hay muchas formas de crecer y expandirse, coged un libro de estrategia empresarial y lo veréis, (no voy a revelaros yo todos los secretos) pero si en algo coinciden todos los manuales de management que me he leído es que, generalmente, las empresas que suelen triunfar lo hacen por ser audaces e innovadoras, y las que fracasan, por acomodamiento y lentitud de adaptación.

Y si no me creéis, al tiempo.

 

games6a-lj-erhtoiuw-t

Anuncios