Estados Unidos cuenta con muchas ventajas económicas para los creadores, entre ellas, su inmenso mercado y su idioma. Por supuesto, la Unión Europea ha intentado conseguir esas mismas ventajas, aunque parece no haberlo hecho muy bien.

Nuestra falta de integración real, nuestro desconocimiento cultural mutuo, evidentemente los idiomas, y las diferencias económicas, fiscales y sociales, nos han impedido crear un verdadero mercado único.

Superar estas barreras es algo que sólo las grandes multinacionales y las empresas más innovadoras (y con mucho cash) pueden lograr. Me gustaría que el mercado del rol fuese una de esos sectores que contase con empresas verdaderamente europeas.

Pero es complicado. El mercado del rol mueve muy poco dinero, ni siquiera si tenemos en cuenta los juegos de tablero podemos decir que sea un sector verdaderamente relevante. Los cómics, por ejemplo, un mercado de ocio mucho más asentado y con ventas históricas mucho mayores tampoco han dado a luz un gigante europeo de talla continental capaz de lidiar con los diferentes mercados, idiomas, etc.

Nuestra afición sí que parece haberse vuelto un poco más internacional con los años de bonanza, o por necesidad. Desde mayores traducciones de juegos europeos (ya no sólo se traducen juegos americanos) hasta intentos expansionistas de editoriales como Asmodee. Pero es evidente que eso no basta.

map_02-lhf-ohgort-iu

Lo que necesitamos es que nuestras editoriales encuentren los medios para volverse europeamente globales, quizás mediante alianzas con editoriales de los demás países, quizás acudiendo a contratar traductores y distribuidores especializados, o quizás con alguna idea que todavía no se nos ha ocurrido.

Si no lo conseguimos, si no superamos estas barreras de distribución, idiomáticas y de pensamiento, entonces Estados Unidos y los juegos en inglés seguirán dominando el panorama creativo rolero mundial. Y eso no es malo, pero lo es que no podamos competir en igualdad de condiciones, y de esta forma ampliar la variedad creativa de nuestra afición.

30690524-origpic-8cb3b7-kjds-tughreo-iuht

El otro día leía que este año se esperan unos 500 juegos y grandes suplementos de rol norteamericanos. Me pongo en la situación de que Europa consiguiese crear no quinientos, sino mil, o dos mil productos anuales, con características propias de cada uno de los países de la Unión (alemanes, italianos, holandeses, suecos, franceses, españoles, portugueses). Cada uno de ellos con su propio sabor, originalidad y capacidad de sorprender a unos jugadores que creen haberlo visto ya todo.

383852107_d62b845855lbeuyuybouyuy

Anuncios