El otro día hablaba de que en Europa debíamos construir un mercado del rol europeo para alcanzar las economías de escala que necesitamos para competir con la industria rolera de los Estados Unidos.

Hoy quiero darle una vuelta al mercado Español. Esto no va a ser una charla obre si vivimos en una burbuja rolera, o si debería haber más o menos corwdfundings. No, esto va de la necesidad de crear un mercado potente español.

Al hilo de un post de la Marca del Este en el que hablaban de lo poco en serio que se toman a los españoles en Europa y en Estados Unidos, cuando nos ponemos en contacto con ellos para licenciar juegos y traducirlos, me ha dado por pensar.

No podemos culparles a ellos por lo que piensan, como decían muchas personas en los comentarios. No.

Pero sí debemos culparnos a nosotros por no ser capaces de hacer que nos tomen en serio.

A ver, he editado algún que otro juego ya hace tiempo, cuando no había crowdfundings, y en lugar de redes sociales había listas de correo. Y debo decir que nunca, jamás, me plantee salir al exterior, ni promocionarlos ni tratar de venderlos fuera.

Y ése es uno de los defectos que tenemos en España, o teníamos. Que pensamos sólo a nivel local, en el mercado interno. Es lo que conocemos y es donde nos sentimos cómodos.

Por eso digo que es culpa nuestra.

¿Cómo van a tomarnos en serio si se pueden contar con los dedos de la mano las veces que hemos salido al exterior, y algunas de ellas han sido un fiasco?

El segundo error que cometí, y que puede achacarse a la producción de rol en español, y siempre salvando las cada vez más honrosas excepciones, es no construir algo más grande.

En el momento de Guerras Eternas parecía que los más lógico era sacar un fanzine con ilustraciones de amigos, en el momento de sacar Ichar buscar una editorial era lo habitual, y cuando sacamos Black Hammer el sacar un juego al estilo clásico, con ilustraciones en blanco y negro era lo de moda.

images-wkhberou3g4

No nos planteamos hacer crecer los juegos, ni hacerlos mejores, ni crear algo más grande.  Y como yo, muchos. Falta de ambición.

Por suerte otros no pensaron igual, y construyeron sobre sus sueños editoriales, distribuidoras y juegos mucho mayores. Me pregunto sin embargo si no podrían conseguir más y si no se estarán también autolimitando. No sé…

Por último, otro de mis errores, y ya basta de tirarme piedras, fue no darle continuidad a los juegos. Vale, tengo el blog, y he colaborado con webs y revistas, pero los juegos podían haber crecido muchísimo más.

Los mismo con cada juego que he pensado y al final no he sacado.

Y me pregunto si, de alguna forma, no podríamos hacerlo mejor, y hacer que no sólo en Europa, sino en el mundo, el rol español sea reconocido por su calidad, su creatividad y su capacidad.

Convirtámonos en una puñetera potencia mundial del rol, coño.

 

Anuncios